Existen ingredientes y recetas para San Valentín que resulta la señal inequívoca de que nuestra pareja nos gusta y nos enamora. Somos los seres humanos sociales y desde los tiempos más primitivos reservamos un día entero para celebrar todo tipo de onomásticas, convirtiendo en fiestas típicas cualquier cosa que se nos ocurra. Algunas de ellas son tan antiguas como la Humanidad misma y San Valentín no es más que la “Fiesta del Amor” que celebramos desde hace milenios, justo a las puertas de la primavera. Aunque agasajemos a nuestra pareja a diario, “el día de los enamorados” debe ser especial, una confirmación de nuestro amor por el/ella. Por eso lo celebramos con la cena más especial del año. Dichas cenas románticas conservan ingredientes que están considerados afrodisíacos naturales, aunque sólo sea psicológicamente.

Casi inconscientemente buscamos ingredientes para nuestra cena romántica entre los productos afrodisíacos. Cuando preparamos salsas ligeramente picantes y condimentadas con jengibre y otras especias, echamos miel en vez de azúcar, incorporamos marisco, como la ostra y el percebe, postres elaborados con fresas frescas, chocolate, etc., prácticamente usamos la lista de afrodisíacos naturales, unas veces por tradición culinaria, otras por moda y las más de las veces porque son ingredientes simplemente deliciosos y especiales de comer.

Para la bebida, desde hace muchos años está de moda el cava. Un refrescante semi-seco va de maravilla, pero podemos variar con algún vinito blanco tipo albariño, por algo son de los más apreciados en las últimas décadas hasta en las galas de la Casa Blanca. Si no elegimos marisco ni pescados, cualquier tinto de buena calidad resultará perfecto. La decoración de la mesa es importante para que la pareja observe ya de entrada que la cena será “especial”. Las típicas velitas resultan siempre, aunque pequemos de cursis y tradicionales. Pero en vosotros queda la originalidad para las formas de dichas velas y su disposición en la mesa.

Para el entremés, me encanta recomendar un plato que encuentro “sorprendente” por su sabor fresco, en una suave combinación avinagrada. Es fácil de preparar y espectacular en plato:

Ingredientes

6 Espárragos blancos

6 tiras de salmón ahumado

Alcaparras

Aceite de oliva

Limón (un chorrito)

Vinagre de manzana

Sal

Preparación

Envolvemos cada tira del salmón rodeando la punta de cada espárrago y los colocamos en un platillo también largo y estrecho. Un chorrito de limón y sal. Luego vertemos un puñado de alcaparras por encima de los espárragos. Un chorrito de vinagre, aceite y lo dejamos unos minutos macerando los sabores. Con servirlo 10 o 15 minutos después de prepararlo nos basta. Si la temperatura ambiente es muy calurosa, lo dejamos en el frigo hasta servirlo. Podemos añadir mayonesa si nos gusta, pero es opcional (en este plato nunca pongo).

Podemos acompañar con otros entremeses esta recomendación, pero si queréis “trabajar menos”, os aconsejo solamente servir tres platos y que sean todos de buen aspecto, sencillos de comer y ligeros. Para un segundo sencillo y rápido de comer, podéis preparar marisco o algún pescado con salsa blanca. Las cazoletas de marisco recomendada en el post anterior en qcomo, vendría magnífico para un segundo y el vino blanco como acompañante. Para otro plato ligero, en el video del final se recomiendan tartaletas con cerdo. Podéis prepararlas con lonchitas de solomillo u otro tipo de carne que resulte tierna. También podéis elaborarlas con carne picada e imitando los ingredientes de una hamburguesa, os aseguro un gran éxito.

El postre es importante. Normalmente es lo más esperado de esta cena romántica y siempre resulta apetecible servir fresas frescas para untarlas en chocolate fundido o ya preparadas con el chocolate recubriéndolas e insertando un palillo. Pero las combinaciones son numerosas. Puedes servir fresas con miel (dos productos afrodisíacos que envuelven sabores ácidos, dulces y algo alcalinos), incluso seguir en modo “tartaletas”, dejando el chocolate a parte en forma de bombones o lingotes con varias proporciones de chocolate puro. Un licor de frutas o alguno que os guste, servido en pequeñas copitas, dará fin a una cena de lo más maravillosa. Os comparto una sugerencia de menú para San Valentín que me ha parecido rápida de preparar y de muy buen gusto. Con varias ideas, resulta más fácil crear otras cenas originales, sólo debes añadir tu personalidad sin demasiadas extravagancias. Probad siempre antes de servir a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>