De las numerosas recetas que la tradición andaluza ha compartido y comparte con el mundo, el Gazpacho Andaluz es quizás la más apetecible y agraciada de todas, sobre todo para los españoles, que sufrimos en verano las más altas temperaturas de Europa. Esta sopa fría puede servir lo mismo de primer plato, si lo acompañamos de tropezones o simplemente pan (del tipo que sea), pudiendo perfectamente servirse una fresca ensalada para todos, que sustituir a ésta, ya que sus ingredientes principales los encontramos también en ésta, exceptuando la lechuga.

El Gazpacho es una denominación común a todo el territorio español. Históricamente hablando, se le llamaba así a todo alimento a base de pan machacado con aceite, ajo, vinagre y sal, incluyendo los ingredientes típicos de cada región, para preparar sopas calientes (la Mancha y sur de la Comunidad Valenciana) y frías, siendo muy populares los preparados en Andalucía, Extremadura y sur de Portugal. La introducción del tomate en el siglo XVIII en este tipo de recetas, enriquecería sus variantes, siendo ya en el XIX un plato conocido y popular en casi todo el territorio nacional. El ajoblanco y el salmorejo provienen también de esta tradición andaluza “gazpachera” donde no se ha incorporado el tomate (aunque el salmorejo puede llevar), sopas de las que hablaremos en otros post.

Ingredientes (para 6 personas)

7-8 Tomates (maduros)

1 Pepino (de mediano tamaño)

Pan (tropezones tostados es lo ideal)

250 ml. Aceite de oliva

½ Cebolla (o cebollita pequeña) dulce

Sal

250 ml. Agua fría

50 ml. Vinagre (de Jerez está muy rico)

Ajo (medio diente)

Opcional

1 pimiento verde italiano

Comino (un pellizco)

Preparación

Troceamos todos los ingredientes pudiendo guardar una pequeña porción a parte para incluirlos al servir la sopa. Triturarlo todo en una batidora de vaso, Turmix o Thermomix (a máxima velocidad). Pasaremos por un colador fino el preparado a una sopera o recipiente amplio. Se recomiendo que repose en el frigorífico un par de horas para que se combinen bien los sabores. Se sirve en cuencos hondos, se come a cuchara, pudiendo introducir los tropezones que separamos al principio y el pan tostado. Delicioso y refrescante. Sus aportes energéticos se agradecen, además de ser una comida sanísima para toda la familia.

Así prepara el gazpacho andaluz un cocinero de primera como Chicote, todo bien explicadito:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>