Erotismo en el Cine es sexo “sugerido» o literario, es decir, una imagen o sucesión de imágenes donde se sugiere más que muestra, no llega a verse el sexo completo de la mujer y el hombre no eyacula ni suele mostrar el pene erguido. Algunas películas, por pasar ese límite, se han clasificado como pornográficas, como es el caso de Garganta Profunda que, a pesar de su éxito y taquilla, no la puedo incluir en esta lista por pasar dicho límite establecido (tampoco hubiese entrado por la mala calidad de la producción).

Se puede considerar a Rodolfo Valentino (década de los años 1920s) como el primer sex simbol y Latin Lover de la Historia del Cine, y debemos incluirlo, aunque sea fuera de esta lista, del mismo modo que a Greta Garbo o Rita Hayworth (Margarita Carmen Cansino, hija de un sevillano) en 1946 con la película Gilda, y Marilyn Monroe a partir de 1953, hombre y mujeres que despertaron pasiones en su momento, sin necesidad ninguno de ellos de mostrar sus cuerpos desnudos. Estos personajes simbolizan el espíritu del erotismo elevado a su máximo exponente.

Tras estos nombres míticos del celuloide se sucederían numerosos hombres y mujeres que se convirtieron en iconos sexuales, por el mero hecho de ser “bellos” pero no encarnaron a personajes dirigidos a un cine erótico en concreto, sino que algunas escenas trascendieron formando parte de otras categorías (Drama, Suspense, Policíaco, Terror, Musical, etc) convirtiéndose, casi sin pretenderlo, en estrellas del erotismo, como es el caso de James Dean en 1955, por decir alguno.

El primer desnudo integral en una película para todos los públicos se proyectó en 1934, además en una película famosa en todo el mundo, Tarzán y su Compañera, continuación de Tarzán de los Monos (1932), cuando una bellísima Maureen O´Sullivan se muestra bañándose en el río, en una escena que apenas dura un minuto. Ambos protagonistas de la película se convirtieron en iconos sexuales y en algunos países el desnudo se cortó. Esta película de Aventuras no pretendía cruzar el límite “permisible”, pero da cuenta del retroceso que los occidentales sufrimos ante un cuerpo desnudo, siempre motivo de debates y censuras.

En la primera película de Tarzán también hay secuencias muy picantes, pero ningún niño dio importancia a las escenas amorosas, y me consta, pues también fui niño y recordamos a Cheeta, a Tarzán y a los cocodrilos, pero ninguno nos quedamos fijos en aquel inocente desnudo, ni en las insinuaciones sexuales. Solamente las mentes enfermas observan “peligros” contemplando arte desnudo (caso de las grandes plataformas de Internet, que se han autoproclamado como “censores del mundo”, como Google). Tarzán y su Compañera se catalogó en 2003 como referencia cultural para la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y digna de conservarse en el Registro Nacional del Cine. La escena del desnudo en el agua la rodó la nadadora olímpica Josephine McKim, como doble de la protagonista. Por cierto, O´Sullivan también sería la primera mujer vistiendo pantalones de hombre en el Cine a nivel internacional, otro detalle icónico para el sexismo. Otra curiosidad fue que el doble en dicha escena del agua de Johny fue un actor porno de la época.

Existen películas eróticas realizadas por genios del Cine, verdaderas obras maestras del Cine que han sido ninguneadas precisamente por ser eróticas, algo que deberíamos ya, en pleno siglo XXI, rectificar. He suprimido algunas por pornográficas, pero otras por no estar bien tratadas por sus propios directores (caso de Pasolini o Buñuel), con películas con desnudos hasta integrales, pero que no «insinúan» escenas eróticas, aunque si sensuales (sexuales) por el mero hecho de salir desnudos, como en el anterior caso comentado de Tarzán de los Monos.

Por ejemplo “La Belle de Jour” (1967) de Buñuel, abre en el cine internacional la puerta a las películas con connotaciones claramente sexuales, pero en esta película trata más bien de lo social y de la mujer “snob” con sus complejidades, y no realiza un tratamiento erótico, aunque existan desnudos y algunas leves sugerencias. Pero da pie a un verdadero Boom que surgirá en la década de los 70s, sobre todo en Francia e Italia, de todo tipo de comedias, dramas y romances envueltos ya en una atmósfera erótica cien por cien. De modo que debemos incluir esta película y a Buñuel, como el maestro que inicia dicho ciclo de cine erótico. Existieron otras películas y directores más “atrevidos” que Buñuel, pero realizaron películas de inferior calidad y trascendencia. Elaborar una lista exhaustiva es la mejor manera de exponer la calidad del Cine Erótico.

En el año 1976 apareció el primer trabajo de la autora Catherine Breillat en Francia, y con ella el sexo más explícito en el Cine y Documental, abriendo un poco más este campo al cine comercial. Al principio sus películas conservan el estilo de la «Nueva Ola» francesa y toques del surrealismo de Buñuel, para pasar a un cine más convencional, llegando a su mejor trabajo: Romance X de 1999, que contó con un actor porno famoso (Rocco). Como llega a la Pornografía he tenido que eliminarla de la lista. Ese mismo año de 1976, y tras los éxitos de «El último tango en París» y «Emmanuelle», surgieron buenas películas ya de grandes novelas del género. El periódico El País publicaba al respecto sobre una muy polémica: «La película Vicios privados, públicas virtudes, de Miklos Jancsó, ha sido secuestrada, bajo denuncia de obscenidad, por la Magistratura, al día siguiente de su estreno en Roma, acogida con muy buena crítica. Presentada en el último festival de Cannes, la película narra en clave los amores del archiduque Rodolfo y María Vetsera y la misteriosa muerte de ambos en Mayerling, que se atribuyó a suicidio. Jancsó expone una revuelta juvenil contra el poder, a través de la contestación de una juventud de costumbres libertinas». En la película, la actriz Teresa Ann Savoy muestra una doble sexualidad, sin duda algo novedoso y que acentuó el escándalo por el «irreverente trato a la aristocracia».

Antes de pasar a la lista, comentar sobre esos grandes directores y productores del Erotismo y que tienen muy buen gusto, como Tinto Brass, con películas como “Transgredire” (2000), y director también de grandes producciones, como Calígula (1979), y antes Salón Kitty (1976), pero que fue saboteado por cruzar ese umbral con la Pornografía. De hecho, es probable que alguna vez me atreva con una lista más “caliente” si cabe que el erotismo, pero enumerar una lista porno sería imposible, pues se cuentan por miles las producciones realizadas solamente en lo que llevamos de siglo XXI.

1 Malena (2000)

En mi opinión, será justamente el año de terminación del siglo XX y dando comienzo al XXI, cuando surge la mayor obra del Cine Erótico, y quizás por eso sitúo esta película en primer lugar de la lista, ya que parece “alcanzado el cénit” del género con esta obra. Tanto el tratamiento de las imágenes, como el punto de vista del observador, la historia y el retrato femenino, alcanzan la perfección. En mi opinión, el que esté catalogada como película erótica no impide que sea una de las mejores películas de todos los tiempos del Cine en general, con una visión acertada de los acontecimientos que cualquier pueblo del mundo pasó durante la Segunda Guerra Mundial. Su atmósfera erótica es sublime.

Con Giuseppe Tornatore observamos un drama tal y como suceden: ni risas ni llantos, ni frío ni calor, ni barbarie ni cultura, todo queda relegado a los instintos más básicos, a los ojos contemplativos de un adolescente, y a una visión del erotismo en su estadio más convencional: Malena (Monica Bellucci), la belleza, el deseo, la envidia, los celos, la lujuria, todo bajo una espléndida exposición de imágenes y sonidos sincronizados con maestría, como una sinfonía, un retrato universal que cualquier pueblo pequeño vivió y vive todavía hoy en día cuando la belleza y la voluptuosidad aparece cruzando de pronto la calle.

2 El Imperio de los Sentidos (1976)

Los japoneses son grandes maestros del erotismo, en una cultura que busca el morbo y la sensualidad casi a diario, todo lo envuelven en un secretismo que conturba. Me sorprendió ver esta película de pequeño en TVE 2, junto a mi abuela y hermanos pequeños, en un horario nocturno pero no de madrugada. Quedamos todos alucinados pero encantados con la historia. A mi abuela, madre de 10 hijos, le encantaba ver lo que llamaba “películas del ombligo hacia abajo”. Tras 40 años de censura, procuró ver todas las que le fueron posibles, sin pudor ni vergüenza por admitirlo, inculcándome la “normalidad” de nuestra naturaleza y la belleza del cuerpo humano. Me explicó también que las películas describen “obsesiones” y no debemos caer en el abuso de sustancias ni hábitos que nos esclavicen. Hay que disfrutar de los sentidos pero sin convertirlos en obsesión ni vicio. Concuerdo con ella en que la película es una obra maestra del género y que todo en ella sumerge al espectador en una atmósfera erótica única.

En este caso, Naghisa Oshima nos cuenta una historia real ocurrida en la década de los años 1930s, en la “frontera” entre las tradiciones japonesas y la modernidad. Colaboraron en la producción guionistas franceses. Los actores Eiko Matsuda y Tatsuya Fuji llegan a realizar sexo explícito y a día de hoy todavía está censurada en el propio Japón y en numerosos países, cortando las escenas de sexo, algo que le quita totalmente la esencia. En la versión íntegra existen algunos fragmentos donde se llega a la pornografía, pero no merece calificarla como tal, al igual que otros filmes que colocaré en la presente lista.

3 Instinto Básico (1992)

Cuando la actriz Sharon Stone se abrió de piernas en la escena del interrogatorio, cundió la alarma mundial, convirtiéndose en la escena erótica más reproducida de todos los tiempos. La película no estuvo ni está calificada como Cine Erótico, pero dicha escena y la belleza de sus protagonistas, en su mejor momento con Michael Douglas, terminó convirtiéndolos en un icono sexual planetario. Si a ello sumamos la maestría del director Paul Verhoeven, llevando un magnífico ritmo para su thriller, y una música convenientemente adaptada a los diálogos, tenemos una de las mejores películas de todos los tiempos en su género que, además, entró quizás sin pretenderlo en el género del Erotismo.Eclipsó a todas las producciones de Misterio y Policial, dejando a las demás desapercibidas, caso de una excelente película “El Cabo del Miedo”. Pero también puso el listón alto a las siguientes películas del género erótico que se rodaron, pues fueron comparadas con ésta y siempre salían perdiendo.

4 El Amante (1992)

Cien por cien erotismo, es una de las películas que mejor plasma la autobiografía de una autora y en clave literaria. Está muy bien realizada (nominada a los Oscar por la Fotografía) y creo que la mismísima Marguerite Durás estuvo satisfecha. La novela se publicó en 1984 y obtuvo reacciones de todo tipo a favor y en contra, del mismo modo que la película, dirigida por Jean-Jacques Annaud, se estrenó en 1992, sin estar exenta de polémica. Resulta curioso que tanto la novela como la película suscitaran cierto escándalo y rechazo en sectores de la sociedad por la edad de sus protagonistas. Si en la novela la protagonista rondaba los 14 años de edad (colegiala), en la película dice tener 15 pero la actriz tenía 17 durante el rodaje (menor de edad).

En lo artístico, tanto la inglesa Jane March (de abuelos paternos españoles), como el chino Tony Leung Ka Fai, realizan una interpretación magistral de dos amantes furtivos, sumergiendo al espectador en una atmósfera morbosa, íntima y de gran complicidad. Nos trasladan a los sentimientos más secretos de nuestra alma. La película sugiere el síndrome moderno “Lolita”, del amor y el deseo sobre la chica joven y tierna, de la “belleza de juventud” tan mal vista hoy en día, pero porque siempre lo analizamos desde el punto de vista externo y no del deseo de la protagonista. Por eso la polémica. Pero debemos tener en cuenta que narra la historia que transcurre en 1929, donde todavía era una práctica corriente los matrimonios entre hombres muy maduros y jóvenes doncellas. Por otro lado “propone” una mezcla racial intolerable en la época por ambos lados, que es el otro tema polémico y de debate. La película marcaría en adelante la carrera de la bella actriz protagonista, que se convirtió en esa década en un icono sexual al menos en Europa.

5 Lolita (1962 y 1997)

Se relaciona a esta película con la pederastia y la criminaliza (no en la película, sino después, en los debates). La versión de la novela de Nabokov (1955) realizada por Kubrick en 1962, resulta un magnífico relato para un drama social y psicológico, con altas dosis de intriga, pero nada de erotismo, salvo quizás el primer encuentro entre los protagonistas, cuando la niña aparece tumbada en bikini junto a la piscina. Probablemente el director pretendió “analizar” las dos caras de una relación que ya comenzaba a ser despreciada en Occidente, la de hombres mayores con adolescentes, una práctica históricamente corriente y que se quería perseguir y erradicar.

Pero será con la versión del director Adrian Lyne, con música de Ennio Morricone, quien sitúa a Lolita en la cuarta posición de las mejores del Cine Erótico, porque en su película se alcanza más gráficamente toda esa pulsión que una belleza juvenil despierta en todo hombre sano. La belleza natural de su actriz Dominique Swain ayudó mucho, contaba por entonces 16 años de edad, entrando pronto en las listas a “La Mujer Más Sexy de Todos los Tiempos” (en 2002, cuando cumplió los 21, se consideró en el puesto 79 de la revista Stuff). En cuanto a Jeremy Irons, interpreta su papel de hombre maduro y “cabal” a la perfección. El drama se presenta como un verdadero dilema sexual y moral sin necesidad de escenas explícitas, mucho mejor planteada y tratada eróticamente que Kubrick.

6 Emmanuelle (1974)

Sin duda una de las mejores películas eróticas de todos los tiempos. Se abrieron numerosas salas de cine al sur de Francia solamente por los españoles que no podían verla en su país por estar prohibida su exhibición. El tratamiento erótico de su actriz principal, Sylvia Kristel, por su vestuario y maneras, sería imitado en todo el mundo como modus operandi a seguir en una relación amorosa. Cambió el “mecanismo” para llegar a la sexualidad de una manera más placentera. No la sitúo más arriba porque tanto la realización como la dirección no estuvieron a la altura, aunque la fotografía y los exteriores son bastante buenos. Con esta película comenzó a considerarse este género y «separarse» de la Pornografía.

7 El Último Tango en París (1972)

Fue todo un boom en su estreno (récord de taquilla en 1973), encumbrando a su director Bernardo Bertolucci, e inició un ciclo que duraría más de dos décadas de Cine Erótico. Entorno a sus protagonistas, Marlon Brando y María Schneider, corrieron decenas de rumores y leyendas que llenaron de morbo y de una atmósfera erótica sin igual las proyecciones. Se dijo desde que fue violada analmente por el genial actor Marlon, y hasta que el propio Marlon se sintió manipulado por Bertolucci (de hecho no se hablaron durante más de 15 años, pero no fue el único). En fin, creo que no hace falta comentar más rumores que la convirtieron en una de las películas eróticas más populares de todos los tiempos, con una realización magnífica en todos los aspectos y una visión moderna de una relación “salvaje” de atracción entre un hombre y una mujer, que sería imitada por el resto de cineastas en muchos aspectos.

8 Las edades de Lulú (1990)

El Cine Erótico Español conoció un Boom a partir de 1978. No es correcto decir que antes de esa fecha nunca se hubiesen rodado películas del estilo, ya que los cineastas españoles las rodaron desde los mismos inicios del Cinematógrafo, pero desde finales de los años 30s (por la Guerra Civil) hasta dicha fecha, no llegaron a las salas por la censura, así que se rodaron fuera del país o simplemente no se proyectaban en España, pero sí en el extranjero. En este “resurgimiento” de 1978 aparecieron directores como Iquino, el más atrevido Jess Franco, que proliferaron con el género con mayor o menor fortuna, apareciendo también por las incipientes comunidades autónomas numerosos títulos, casi siempre en tono de comedia erótica, como en la Comunidad valenciana.

Bigas Lunas es un director que se esforzó por conseguir cine erótico de calidad, y en Las Edades de Lulú propone todo un compendio de combinaciones eróticas muy bien relatado y realizado, con personalidad propia, una “españolada” que no llega nunca a la pornografía y además con mensaje en clave de Drama al final. En mi opinión, merece estar entre las diez primeras de todos los tiempos, con una actriz italiana llamada Francesca Neri, que hubiese ganado sin duda el Oscar de ser una producción de habla inglesa. En la película aparece también un primerizo Javier Bardem que ya apuntaba maneras. Lo veremos poco tiempo después en «Jamón, Jamón», que tuvo bastante éxito en taquilla.

9 Los Soñadores (The Dreamers 2003)

Que Bertolucci tenga dos películas suyas entre las diez primeras no es casual ni capricho. Este director supo combinar magistralmente el erotismo con otras facetas sociales. Cuando presentó Los Soñadores al público, todo el mundo le preguntó lo mismo: “¿De dónde has sacado a esa maravilla?”. Se referían a Eva Green, que se convirtió inmediatamente en una musa del cine y un atractivo físico sin igual para hombres y mujeres. En cuanto a las escenas eróticas, contienen ese morbo por los tabúes: la exploración adolescente con otro actor icono sexual llamado Michael Pitt, el atractivo natural hacia el sexo, el carácter incestuoso de las primeras relaciones, con su hermano gemelo, encarnado por el actor Louis Garrel, un extraño triángulo envuelto en un ambiente esnob y literario/filosófico… Todo tratado con una fantástica fotografía que nos sumerge en una atmósfera encantadora.

10 El Cartero siempre llama dos veces (1981)

Al igual que Lolita, se basa en una película anterior estrenada en 1946, pero llega donde ésta ni la de Kubrik se atrevieron. El director Bob Rafelson reunió a los mejores actores para una historia que combinara Romance, Adulterio, Drama, Crimen y Suspense, todo en sus dosis limitadas para que resultara una excelente película. La novela se escribió en 1934, de modo que está ambientada en dicha época. Se escogió a una exuberante y sensual Jessica Lange en su mejor momento físico e interpretativo. En cuanto a Jack Nocholson, interpretó uno de los mejores papeles de su carrera. La escena erótica principal transcendió hasta convertirse en un debate que duraría años. Primero, porque su realismo suscitó el rumor de que los protagonistas realizaron sexo real, que siempre negó el equipo de rodaje. Pero el más serio debate fue por parte del movimiento feminista y religioso, pues entendieron que Frank violó en la práctica a Cora, una mujer casada y que se negaba violentamente al acoso físico de Frank. Hay que recordarles a todas estas personas, al espectador en general, que no son más que películas, obras interpretadas. Cuando se llega al éxito, cuando alguien sale creyéndose la historia, es que realmente se trata de una película excelente.

Seguidamente os comparto otros títulos que pugnan por derecho a considerarse entre las diez mejores, pero por algún detalle, quedan algo relegadas. O por fallos técnicos en la misma producción, por una interpretación “mediana” de sus actores, o por un argumento poco atractivo. Aunque el arte es subjetivo, debemos medir con algún fundamento las obras, y para considerarlas de “calidad” deben reunir un mínimo de condiciones.

Películas que se quedan a las puertas del Top 10

11 Habitación en Roma (2010)

Encontramos un tratamiento al erotismo casi perfecto en la mejor película de Julio Medem sin duda, al menos en este género. Quizás el argumento es lo que falla, pues no resulta demasiado interesante para gran parte del público, pero Elena Anaya y Natasha Yarovenko realizan unas escenas eróticas muy bien dirigidas, ya en una época cuando los homosexuales y lesbianas LGBT han salido del armario. Este director realizó otros largometrajes de este género, incluso más taquilleros, pero ninguno alcanza la maestría que encontramos en Habitación en Roma.

12 Shame (2011)

Un drama perfectamente interpretado. Una película 10. Se relega al puesto 12 porque más que erotismo, psicoanaliza al hombre y sus fobias en este tiempo y en su ambiente urbano, con sus manías sexuales, sus éxitos y sus fracasos en este campo, pero no existe un tratamiento que podamos llamar ortodoxamente como «erótico». Es de las pocas películas dirigidas al hombre heterosexual, pues la práctica totalidad del cine erótico está protagonizada por mujeres y la exposición de sus bellos cuerpos.

13 La vida de Adele (2013)

Vemos un dilema sexual muy repetido en los últimos tiempos: la orientación, que puede ser cambiante (bisexual). En esta película recorremos de forma muy atractiva los ires y venires de su protagonista Adele, encarnada magistralmente por la actriz Adèle Exarchopoulos, aunque sería su compañera de reparto, Léa Seydoux, quien se llevó las mejores críticas del film. La obra está inspirada en un cómic que el director Abdellatif Kechiche supo «sintetizar» con maestría, lidiando también con la productora, siempre reticentes ante los romances de carácter lésbico.

14 Cuentos Inmorales (1973)

Dirigida por el polaco Walerian Borowczyk, se estrenó en Francia en 1974, año en que el cine erótico estrenaba una película nueva cada dos días en dicho país (128 películas eróticas en dicho año). A pesar de la gran recaudación en taquilla, solamente superada por Emmanuelle, esta película con aires surrealistas fue muy criticada y polémica, sobre todo en los círculos religiosos, pero se reconoce al director como su mejor obra erótica. Salvaría bastantes escenas eróticas de mérito, pero no la coloco más arriba por el abuso de los planos irrelevantes, algunos desenfoques y movimientos sin sentido de la cámara. Las cinco historias son interesantes y me parece acertado que se ubiquen en épocas distintas. «Épocas distintas y mismos humanos con sus complejos». Los actores realizan un buen trabajo interpretativo, destacando a Charlotte Alexandra, que se hizo famosa por su escena con los pepinos, Paloma Picasso y Florence Bellamy. En España se estrenó en 1978. 

15 Lucía y el sexo (2001)

Falta “sexapil” para que se pueda considerar una película enteramente erótica. Aunque es una obra siempre considerada en las listas españolas como una de las mejores, la he relegado a esta posición por distintos motivos. La obra del director Mendez no profundiza en la sexualidad de su protagonista, algo que nos lleva a un título “engañoso”. Habla mayormente de las crisis de identidad de los personajes, pero no de las atracciones carnales. Sin duda Paz Vega es bellísima, tanto vestida como desnuda, pero el director no ha explotado su exuberancia con arte, salvo una corta escena donde la bella nos baila desnuda. En cambio, con la actriz Anaya encontramos lo que queríamos visualizar en el personaje de Vega: sensualidad y erotismo, y no solamente un paseo desnudo por la playa. Para más inri, en las escenas más explícitas, se sustituyeron a los dos actores principales por dobles. La última media hora es bastante soporífera, y solamente el papel de Anaya salva este film para incluirla en la lista, aunque saliendo de las 10 mejores.

16 El desconocido del lago (2013)

Se han realizado numerosas películas dirigidas y protagonizadas por homosexuales, pero la mayoría tienen ese cariz de «perversión» que acentúa una inexistente «naturalidad». En este film se consigue mostrar una relación más realista y el erotismo sucede con hombres que se atraen, sin por ello ser una «perversión nociva o viciosa». Dirigió el film Alain Guiraudie, y sus protagonistas son Pierre de Ladonchamps, Christophe Paou y Patrick d’Assumçao. No se ha doblado al castellano. El argumento es un poco flojo, y los espacios naturales algo cansinos, por eso no está situada más arriba.

17 La Doncella (2016)

El cine oriental, cuando se dirige al erotismo en general, es una maravilla. Su minimalismo y gran ternura sorprende hasta en situaciones violentas. Esta película de Corea del Sur estuvo muy galardonada y cuando la vi me encantó. De hecho, en los inicios de este blog le dediqué un post. El director Park Chan-wook conduce magistralmente a sus actores en una historia basada en hechos reales novelada, hechos cuando la Mujer no estaba considerada en la sociedad coreana. La película recuerda claramente que ese tiempo debe pasar y que debe prevalecer el amor, el erotismo y el respeto. Los actores protagonistas son Kim Min-hee, Kim Tae-ri, Ha Jung-woo y Cho Jin-woong. No está más arriba porque considero que el argumento está mejor representado en otros films rodados con anterioridad.

18 Calígula (1979)

Gran obra escénica dirigida por Tinto Brass y guión de Gore Vidal. Las escenas más pornográficas impiden una mejor situación en la lista. La duración de la versión íntegra es de 2 horas y 36 minutos, pero se comercializó una versión  más «light» que supuso una reducción considerable a menos de dos horas de película. Las escenas eróticas que pasaron el filtro de la censura tienen gran calidad en todos los aspectos, pero tantos cortes impide un mayor acercamiento a lo que realmente nos cuentan los cronistas de la Roma Antigua, bastante depravada y libertina en lo sexual, y era lo que se pretendía narrar en esta película. En 1984 el mismo productor (fundador de la revista Penthouse), comercializó la versión completa. Además del casting de lujo que vemos en la imagen que sigue, también aparece una actriz del erotismo muy exitosa en la época: Anneka Di Lorenzo, con el papel de Messalina, nos ofrece una fiel versión de esta libertina romana.

19 Nueve semanas y media (1986)

Esta película erótica la pongo en la lista pero quizás no merezca estarlo ni de las 30 mejores por su baja calidad. Pero en este mediocre trabajo de Lyne, que fue su tercer éxito tras el de Flash Dance, hay muchas escenas «salvables», y la lástima es que no se supiera sacar suficiente partido cuando se tienen los elementos. La película comienza muy bien, con tomas «furtivas» (que los ingleses dicen ser invento chino de este siglo, cuando este director inglés ya las realizó), pero incluso en dicho comienzo el argumento flaquea: No queda claro cómo se conocen los protagonistas interpretados por una fantástica Kim Basinger y el «sonrisas» de Mickey Rourke, en su único film que se puede considerar como verdadero «galán». Se ven dos veces estos protagonistas y de repente ya están sentados desayunando juntos… Ese tipo de fallo se repite y lo convierte en una telenovela barata. También la música, queriendo destacarse aprovechando sus conocimientos del anterior trabajo, y del repertorio rico de los 80s, está muy mal seleccionada y con cambios de ritmo absurdos. La escena de Kim famosa al son de Joe Cocker parece que no encaje en la película. En fin, puedo seguir criticando negativamente. El encontrarla en todas las listas a una de las mejores en su género, me obliga a colocarla aquí también, pero por éxito y la repercusión que tuvo en esos años, ya que animó a seguir mejorando el Cine Erótico. Este mismo director lograría una gran película con Lolita más de una década después.

20 Diario Íntimo de Leila (2005)

Buena película que recorre las intimidades de la joven Leila, interpretado por la bella canadiense Lauren Lee Smith, y sus dilemas vitales, sus romances, con el climax alcanzado con David, interpretado por Eric Balfour, nos sumergen en una atmósfera erótica de lo más atractiva. El director Clement Virgo conduce bien la historia, muy común entre los jóvenes, de mantener relaciones esporádicas y de plantearse la vida en pareja o seguir con el mismo rol de aventura. A esta buena producción canadiense quizás le ha faltado mejorar la música y mostrar ambientes más urbanos y realistas, las cuestiones que se conducen paralelas a los dilemas sexuales, pues sin duda quedaría mucho más arriba, ya que las escenas eróticas están muy bien rodadas.

21 Lunas de Hiel (1992)

Magnífica adaptación de la novela por parte del director Roman Polanski, para dos historias de parejas en paralelo, que se cruzan e interfieren para terminar dramáticamente. Música de Vangelis y temas «ochenteros» muy bien escogidos. La primera hora transcurre con dinamismo y muy interesante, donde se suceden las mejores escenas eróticas, aunque Polanski, como otros grandes maestros, no exprime la escena de sexo hasta algo más que la sugerencia. Pero luce el, para mi, mejor culito del Cine, el de su entonces joven esposa Emmanuelle Seigner, 30 años menor que su esposo. De no ser su esposa, es posible que hubiese mostrado todavía más sensualidad en las escenas clave. Peter Coyote genial, encontrando también a un joven Hugh Grant, que se consagró tras este papel. La actriz Kristin Scott Thomas, no pudo mostrar todo su poder dramático, por su escasa presencia. La película es notable, pero no se sitúa más arriba porque peca de «larga» y en su media hora final deja de ser interesante, carente de todo romanticismo/erotismo para terminar completamente pesimista. Al espectador no le suele agradar salir de la sala tan deprimido. En mi opinión, debió comenzar por el final y terminar por el principio, a poder ser, recortando al menos media hora de película. El film dura 2 horas y 25 minutos.

22 Los ojos cerrados (Eyes Wide Shut, 1999)

La verdad es que Kubrick no le dio demasiada importancia al erotismo, lo mismo que otros grandes maestros del Séptimo Arte. Creo que se conformaba con la imagen de bellos actores ya de por sí suficientemente eróticos. En este, su último film, surgieron dos iconos sexuales, como fueron Nicole Kidman y el «bajito» Tom Cruise. Hay un par de escenas muy bien trabajadas, pero el resto de desnudos carecen de sensualidad. La añado en la lista porque aparece en casi todas las dedicadas al género, pero, repito: poco erotismo y momentos bastante soporíferos, para una película que tuvo su polémica, ya que «destapaba» ceremonias secretas de alguna secta, algo que Tom Cruise conoce de primera mano.

23 El Duque de Burgundy (2014)

Se trata de un romance LGTB nada habitual. El director Peter Strickland exprime todo su arte cinematográfico en una obra «diferente» al fin. A pesar de la exhibición de una gran colección de lencería, apenas se muestra, pero tiene escenas eróticas muy buenas sin aparecer las protagonistas, Sidse Babett Knudsen y Kata Bartsch, desnudas. El título es engañoso, pues ni aparece un duque ni sucede en Burgundy la historia. Parece ser que se puso en honor a una polilla, de la que este duque era muy aficionado, por la dedicación profesional de la protagonista. La relación ya está comenzada y el espectador tiene que ir descubriendo el estado de sumisión y dominación (bondage), despertando el interés y la intriga. Si se hubiese llegado más lejos en las escenas eróticas (aunque no es determinante), con un título más apropiado, y con algunos elementos más enriquecedores, seguramente estaría de las 10 mejores.

24 Terciopelo Azul (1986)

Aparece en muchas listas a «mejor película erótica», pocas veces entre las 20 mejores, pero en la época, el desnudo de Isabella Rosellini fue sonado, en un film que se autorizó a mayores de 16 años en casi todo el mundo. Tiene un par de escenas eróticas, pero a David Lynch le ocurre como a otros genios del Cine: no le importó demasiado el erotismo y le interesaba más la historia. Este cineasta sentó cátedra para que otros muchos ahora considerados «grandes», supieran perfilar una personalidad propia. Un ejemplo claro lo tenemos con Tarantino o Tim Burton, que copiaron el detalle «fuera de lo común» y algo estrafalario de Lynch, para dar giros inesperados y fantasía hasta en los momentos más violentos. Una película excelente pero un erotismo justito, con aires de bondage. Para los curiosos del sexismo, un dato: Lynch situó como primera en los créditos a Isabella, cuando el protagonista es claramente Kyle Maclachlan. No recuerdo a ninguna productora que tuviese el mismo detalle en toda la Historia del Cine. En la galería del final podéis ver los créditos.

25 Secretary (2002)

A momentos absurda (parecen todos «zumbados»), a momentos inteligente, el director Steven Shainberg, escenifica un cuento escrito por Mary Gaitskill, donde sus protagonistas, los excelentes actores Maggie Gyllenhaal y James Spader, vencen sus complejos de inferioridad y timidez, sus problemas psicológicos en general, a través del bondage, compenetrando los personajes de dominador y sumisa de mutuo acuerdo y satisfacción. El romance es muy original y se sale de las rutinarias películas eróticas, la mayoría telenovelas de poco gusto. No está más arriba porque le falta más peso al erotismo en sí, pues solamente se exhibe en unas pocas escenas, destacando la del final, quizás la mejor.

26 Herida (1992)

Buena película de Louis Malle para una producción británico-francesa que aborda un romance entre padre y la que será nuera, con un magnífico Jeremy Irons, que realizará un papel similar en «Lolita» cinco años después. Juliette Binoche dio vida a la otra parte afectada en el romance, con el morbo y secretismo de la primera hora de película, creo que satisface al espectador. En cuanto al erotismo, bueno, resulta algo «estrafalario» en algunas escenas, con aspavientos muy particulares que pueden despertar hasta la risa, y la Binoche no luce su cuerpo como todos hubieran deseado. Es más que probable que baje de puestos si aparecen más títulos en la lista.

27 “10 La mujer perfecta” (1979)

Comedia de escasa calidad, a pesar del elenco de actores, sirvió al menos para descubrir a uno de los iconos sexuales universales, Bo Derek, que se convirtió en una de las mujeres que más pósters vendió en la Historia.

28 Sleeping Beauty (2011)

Película de producción australiana algo siniestra pero bien conducida por Julia Leigh. Para el papel de la Bella Durmiente se eligió a una extraordinaria y sensual Emily Browning con 23 años, una musa para muchos cineastas. Transcurre prácticamente en un burdel, donde la protagonista explota su cuerpo para saciar el fetichismo de los clientes más selectos. El erotismo está basado en las formas femeninas de Emily y su lencería, y menos por sus maneras y relaciones físicas, por eso se encuentra tan alejada del Top 10.

29 Salón Kitty (1976)

Película escandalosa en su tiempo, trata de un burdel para oficiales ambientado en la Alemania Nazi, con sus romances y sus intrigas políticas. Aparecen muchos desnudos pero sin llegar a la pornografía. Tinto Brass explota los planos de «acercamiento» espacial con el zoom y jugando con los espejos, para dar la impresión al espectador de que realmente se aproxima a la escena. Hay muchos aspectos técnicos muy acertados y novedosos, y que fueron imitados por otros directores. Algunas escenas eróticas están muy bien realizadas, pero abusa de los cambios rápidos de plano y escena, quizás demasiado, restando calidad al largometraje. En posteriores producciones mejorará esta técnica y la calidad de sus películas. Posan muchas bellas actrices en el film, pero la protagonista sería la bella Teresa Ann Savoy, que participaría tres años después en Calígula bajo las órdenes de este mismo director.

30 Wetlands (2013)

Los alemanes van siempre «algo más allá» tanto en el erotismo como en la pornografía, y esta película nos muestra claramente el gusto alemán con su erotismo «particular» elevado a la enésima potencia, que a la mayoría nos puede parecer hasta desagradable. En clave de comedia «negra», la hermosa actriz Carla Juri interpreta a una joven bastante inconformista en cuanto al cuidado del cuerpo se supone, de modo que también su sexualidad se ve afectada con otros complejos añadidos. El director alemán David Wnendt, será el conductor de esta curiosa película.

31 Y Dios creó a la Mujer (1956)

Si en Norteamérica se conoció el fenómeno mediático erótico de Marilyn Monroe, en Europa tuvimos a «la Bardot», un «bombón» francés que dejaba a todos con la boca abierta. La película dirigida por Roger Vadim en 1956 encumbraría a Brigitte Bardot como sex symbol en las siguientes dos décadas. En esta película, «rudimentaria», sin música y planos fijos, en un concepto que se llamó «comercial» en la época, la Bardot tenía unos recién 22 añitos cumplidos, y una belleza que no necesitaba de grandes direcciones para mostrar su erotismo. Nada más comenzar la película ya muestra de perfil su cuerpo desnudo, con unas escenas sugerentes muy picantes, pero la factura de la película no da para subirla más puestos en esta lista. En España tardarían muchos años en verla («estos desvergonzados franceses e italianos» dirían).

Casi dos décadas después, con la hermosa Bardot con 38 años y todavía de muy buen ver, protagonizó «Si Don Juan fuese mujer» (1973), en un intento por deslumbrar a sus seguidores y buscar nuevos entre las generaciones que no la conocían. Aunque la película tiene retazos de calidad, tampoco acompañó demasiado su mala factura en general. Se muestra incluso más «atrevida» a la hora de mostrar su belleza desnuda, pero no transmitía ya la exuberancia de su más tierna juventud. El relativo fracaso daría punto final a su filmografía, tras un largo periplo en el Cine de 47 películas rodadas.

Opina, puedes incluir algún título que consideres «película erótica excelente» o votar para que se considere alguna en mejor posición. Simplemente en los comentarios.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.