El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post

Si llamamos afrodisíacos artificiales a los compuestos o sustancias fabricadas químicamente, que tomadas vía oral, nos despiertan el apetito sexual, e incluso nos ayudan en casos de disfunción eréctil, la estrella tanto en ventas como en recomendaciones, es la viagra. Estimula y excita físicamente. Pero no olvidemos que también se dispone en el mercado de otras muchas marcas. No viene mal un repaso de estos afrodisíacos, ya que no todos podemos consumir todos los productos que se venden en el mercado y debemos elegir el apropiado.

El Cialis se usa específicamente para los problemas de erección en los hombres. Su tiempo de actuación ronda los 30 minutos, siendo el medicamento de actuación más rápido y se prolongan sus propiedades en unas 36 horas, permitiendo “elegir el mejor momento” con la pareja. Se recomienda cuando la viagra resulta demasiado potente.

El Levitra se usa tanto para tratar la impotencia como para la disfunción eréctil. Cuando nos falla el organismo, puede ser motivado por alguna situación psicológica adversa. “Ayudar” al cuerpo en una situación de recuperación con esta sustancia siempre será una ventaja.

El Proligy no es un afrodisíaco puro, pues su “incitación” al deseo sexual difiere del resto. Robustece y retarda el ciclo de la erección, convirtiéndolo en una excelente ayuda contra la eyaculación precoz.

El Kamagra es el hermano menor de la viagra. Cierto tipo de metabolismos que rechazan la viagra por ser demasiado potente, admiten este compuesto que se utiliza también para la disfunción eréctil.

Existe también la «viagra» masticable: actúa más rápido al pasar casi inmediatamente a la corriente sanguínea y su tiempo de duración se prolonga en unas 4 horas.

Afrodisíacos para Mujeres

Para las mujeres existen muchos excitantes artificiales comercializados, pero cuidado con su utilización, pues prácticamente todos resultan peligrosos. Existe el mito del clorhidrato de youmbina, una sustancia utilizada en veterinaria y que en los seres humanos puede producir peligrosos efectos secundarios, el desvanecimiento e incluso la parálisis temporal a la persona que lo ingiere. Por eso, os recomiendo prudencia, tanto en los productos adquiridos, como en los ya probados, pues aumentar la dosis no siempre es sinónimo de mejor rendimiento, más bien lo contrario. Una consulta con el especialista es lo más adecuado.

Tanto en la Farmacia como en los establecimientos naturistas, podemos encontrar un gran abanico de productos específicos para la estimulación de la libido en la Mujer. Es lógico pensar que son más sanos los naturistas, pero tanto los químicos como los “naturales” deben ser consumidos con mucha precaución. Se habla de la Arginina y las raíces de la maca y del ginseng (de la que os hablo en un post anterior, clica aquí si quieres leerlo), los tres productos naturales, pero me temo que no resultan tan efectivos como su popularidad indica. Las personas somos muy complejas, y no basta la ingestión de alguna sustancia para eliminar el estrés o la depresión con estos productos naturales. Podemos mejorar pero no cambiar radicalmente nuestro estado de ánimo en media hora. A este respecto existe la química, que si altera nuestro estado de conciencia de manera rápida, pero no siempre produce el efecto positivo sin alguna consecuencia negativa. Así que debemos tener cuidado de probar sustancias sin la debida información e incluso sin el debido asesoramiento de los especialistas.

El Clomid no se considera un afrodisíaco puramente dicho, pero ayuda a resolver el problema de infertilidad en las mujeres, luego su ingestión también despierta en cierto modo el deseo sexual en la mujer.

En el mundo de la Química tenemos la “viagra femenina” llamada Addyi (flibanserina). Se trata de una píldora diaria que aumenta el deseo sexual en las mujeres, pero resulta incompatible con el alcohol pues puede producir mareos y hasta desmayo. Baja la presión arterial, así que debemos tener cuidado de tomarla teniendo en cuenta estos efectos secundarios.

La Agencia para los Medicamentos aprobó un inyectable llamado Vyleesi, cuyo compuesto principal es la bremelanotida, dirigido especialmente a las mujeres premenopáusicas. Se debe usar una vez al día, sobre el muslo, unos 45 minutos antes del acto sexual, y se recomienda no más de 8 aplicaciones al mes.

En el mercado, sobre todo en el comercio online, existen numerosos productos, incluida una viagra para mujer de color rosa (la más fiable se llama Lovegra), que debéis tener cuidado de probar si no incluye su compuesto químico bien claro en la etiqueta o prospecto. Hasta la fecha no existe una viagra específica para Mujer, aunque la que os acabo de decir actúa como la Addyi en cuadros premenopáusicos pero en menor plazo de acción.

He preguntado si las sustancias de origen natural producen la estimulación supuesta, y las mujeres que me han respondido no han notado dicho aumento de su libido. Las químicas, en cambio, si que parecen más efectivas, las tres que os he comentado, probadas en numerosos ensayos clínicos.

Recomendación General

En los sex shops y tiendas online se anuncian todo tipo de formatos: gotas, comprimidos, cápsulas, intectables, etc. Todos son inofensivos en su justa dosis y se pueden probar, pero todos, absolutamente todos, si no son efectivos, se recomienda abandonarlos, es decir, ni aumentar la dosis ni mezclarlas con otros productos. Somos cócteles químicos y las reacciones son algo distintas en cada metabolismo. Así que mejor dejar de tomar algo que intentar potenciarlo y poner en peligro nuestro cuerpo.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.