pintar-pladur-color

Lo mismo que otros muchos materiales de construcción o artículos de uso común, las placas de yeso prefabricadas han tomado en España el nombre de la primera empresa que las comercializó a nivel nacional. Tuve la fortuna de visitar en sus primeros tiempos una fábrica y almacén situado a las afueras de la ciudad de Palma de Mallorca, a principios de los años 90s y he tomado contacto con el PLADUR casi desde sus inicios. A los albañiles y pintores que necesitaban dominar su montaje y manipulación, les quedaba la opción de seguir un Curso Oficial, que por aquel entonces, sólo se impartía en Madrid. Dos familiares míos siguieron dicho curso y por ellos conocería el sistema de montaje para crear falsos techos y tabiquería con estas placas de yeso laminado.

Trasdosado

Para resumir, el PLADUR está formado por láminas de yeso cubiertas de papel-cartón. Las características de la celulosa confieren al yeso más flexibilidad, resistencia al fuego, alto aislamiento acústico, sobre todo si se coloca un material especial aislante en la cámara de aire que se forma entre la placa y la siguiente, en el caso de crear un tabique de separación, o entre el muro maestro u otra estructura donde adaptemos la lámina. También tiene gran aislamiento térmico y su acabado es visualmente más liso que los tradicionales enlucidos de yeso. Su resistencia a la humedad resulta bastante bueno, siempre y cuando no sufra contacto directo con el agua, pues en ese caso, no existe material que resista sin modificar su estructura: aparición de manchas, deformidad de la placa, etc. Existen láminas cuyo papel está tratado para una alta resistencia a la humedad, pero repito, una cosa es la humedad relativa ambiental, o la que podemos encontrar por ejemplo en un sótano o subsuelo, y otra el contacto directo con el agua, pues entonces deberemos recurrir a otro tipo de materiales más específicos.

estructura-metalica-pladur

El montaje de las placas requiere de un gran número de tornillos a lo largo de su superficie para sujetarse a los rieles metálicos. Esto provoca numerosos agujeritos que se deben tapar. También entre placa y placa se debe pegar una cinta especial para que quede toda la superficie completamente lisa. Normalmente un cliente piensa que el PLADUR debe quedar como un cristal y explicarles que no es un acabado “perfecto” trae siempre consecuencias desagradables. Queda mejor que otras superficies, pero os recomiendo que nunca digáis la palabra “perfecto”, porque las láminas prefabricadas pueden contener alguna pequeña deformación de fábrica y las juntas y agujeros dejarlas “perfectas” depende de muchos factores. Os recomiendo usar masilla PLADUR para enlucir la cinta de las juntas y agujeros de tornillo, dejarlas lo mejor posible pues endurece mucho y con poca o ninguna rebaba para que se pueda lijar con el grano más fino y quede totalmente igualada la superficie.

pintar-pladur

No conozco ninguna pintura específica para las láminas de yeso con papel-cartón. Debemos tener en cuenta que pintamos sobre papel y las pinturas plásticas y esmaltes están creados para los tradicionales muros de yeso o materiales cementados, así como para techos de escayola, con un alto grado de porosidad. Parece de poca importancia, pero es fundamental conocer el comportamiento de las pinturas con este material para no encontrarnos con sorpresas desagradables. Una pintura muy densa nos resultará de difícil aplicación a rodillo y puede dejar rastros y rebabas que luego no se pueden eliminar más que con un tratamiento agresivo. Hay que aplicar el rodillo a buena presión para difuminar bien la pintura.

Sobre PLADUR nuevo:

Si las láminas están recién instaladas y listas para decorarlas, la aplicación de pintura es un proceso “agradecido”, siempre y cuando apliquemos antes de nada una buena imprimación a base de látex transparente y dejemos secar esta base una hora. Podemos echar algo de color a esta imprimación, del color definitivo se entiende, y así tendremos que dar pocas manos más para un acabado perfecto. Os recomiendo usar un rodillo que “pinte” bien los extremos de las paredes, pues al ser tan liso, se nota la diferencia de trazo entre un rodillo y la paletina o brocha, que solemos usar para pintar los rincones y extremos. En mi último trabajo encinté muchos extremos y, aunque no es demasiado útil, te ahorra algo de tiempo, pues sólo hay que retocar donde no queda recto. Si tenéis experiencia aplicando pintura a pistola y las condiciones son óptimas para su utilización (por ejemplo en una vivienda vacía y tapando suelo, ventanas y puertas), queda mucho mejor, aunque debemos vigilar de no causar chorretones y eso se consigue a base de pasadas rápidas y de secado adecuado entre cada aplicación.

trasdosados-de-pladur1

Sobre PLADUR pintado:

Si eres profesional y debes presupuestar un trabajo en una vivienda, local u oficinas donde sus paredes y techos son de yeso laminado con papel ya pintado, debes calcular al menos un día más de trabajo comparado con las superficies tradicionales. El PLADUR pintado puede acarrear problemas inimaginables, los mismos que pretender repintar un libro de hojas de papel. Una pared de este material y expuesta al aire acondicionado directo, por ejemplo, tendrá un comportamiento físico y químico completamente distinto a la pared no expuesta. Pintando un mismo color en ambas paredes, el cliente observará dos tonalidades distintas y eso se debe sencillamente a que el secado de la pintura e incluso su “agarre” en la superficie será distinto, ya que la proyección de aire húmedo a distintas temperaturas, ha creado en el papel unas condiciones distintas a su vecina colindante. Incluso una vez secos los dos paramentos, se puede observar diferencias de color, por eso deberemos esperar al menos hasta el día siguiente para comprobar si la pintura se ha proyectado bien y darle más manos si lo necesita.

foto-pladur

Otro hándicap lo encontramos en las reparaciones, por ejemplo si debemos quitar una alcayata o tornillo, incluso si debemos enmasillar alguna zona deteriorada, dicha masilla cuando se seque, tendrá unas condiciones de porosidad distintas al papel pintado del resto. No se os ocurra pintar como si todo fuese una misma superficie pues siempre aparecerán más destacadas las zonas reparadas. Se puede dar una imprimación como si fuese PLADUR nuevo o, tras el lijado fino del enmasillado seco, aplicar una o dos capas de pintura a éste para que se iguale al resto. Una vez todo bien seco, pintar el paramento completo.

pladurfoc

Otra característica es el acabado. El cliente observará irregularidades en la superficie que acabamos de pintar: textura poco fina, brillos en ciertas zonas, se notan muchos trazos, etc. Hay que explicarles que el PLADUR, lo mismo que el papel, tardará mucho más tiempo en secar que una pared convencional, más porosa, por eso se recomienda al profesional que presupueste uno o varios días más de trabajo, pues parece sencillo, pero pueden surgir problemas inesperados y que requieren de más intervenciones, por ejemplo, algún foco de humedad que no se haya percibido a simple vista y que al aplicar la pintura hace visible, en forma de mancha amarillenta o más oscura. En este caso, existen pinturas anti-manchas de secado rápido (en spray), pero hay que aplicarlas cuando la superficie esté seca y esperar también a que ésta se seque para volver a darle con el color definitivo. Si se nota la zona de un color más intenso cuando seque, no tendrás más remedio que pintar el paramento completo de nuevo. Espero que os haya resultado de utilidad este post y si tenéis alguna pregunta, con gusto la responderé.

tabiqueria-pladur

Toni Ferrando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>