Ayer jueves, 22 de Febrero del 2018, fallecía en Madrid el gran dibujante Forges, un humorista “muy serio” que ha plasmado en las últimas décadas todos los acontecimientos sociales y políticos de la Historia reciente de España, creando un estilo gráfico único, unido a un mensaje directo, agudo y a medio camino entre la ironía y lo absurdo, calificándole en numerosas ocasiones como gran “cínico”.

Entre la inmensa Obra de Antonio Fraguas de Pablo, Forges, destaco la Historia Forgesporánea, pues gracias a ella muchos jóvenes de la década de los 80s y las generaciones posteriores, despertamos del sopor que los políticos, en connivencia con los historiadores oficiales, nos tenían sumidos. En mi caso particular, me hizo ver con claridad que existen varias versiones de la Verdad, con sus perspectivas, y que no debemos conformarnos con una única opinión (oficial). Creo que Forges contribuyó para una mejor Transición del Franquismo a la Democracia, y que tampoco se conformó con el “cambio oficial de régimen”, sino que siguió imaginando un mundo más justo para todos divulgando sus famosas viñetas, capaces de divertirnos, pero también de hacernos reflexionar sobre el estado de las cosas que nos rodea.

Forges nació en Madrid un 17 de Enero de 1942. Era el segundo de nueve hermanos y no muy buen estudiante. Con 14 años comenzó a trabajar como técnico de telecine en TVE. En 1973 abandonó esta empresa del Estado de telecomunicaciones en la que había alcanzado el cargo de Mezclador de Imágenes, para dedicarse en exclusiva al humor gráfico. Desde 1964 publicó esporádicamente viñetas para algunos periódicos, pero a partir de 1970, casi todas las revistas y diarios importantes, de tirada nacional, contaban con algún espacio dedicado a sus dibujos y viñetas. Por esa época se casó con Pilar Garrido y tendrían dos hijas y un hijo.

Descubrí a Forges y su “Historia Forgesporánea” en 1984, época cuando combinaba la lectura de Historia y Literatura con el Cómic. Me resultó complicado comprar cada fascículo hasta conseguir encuadernar los tres tomos de que consta, pero valió la pena el esfuerzo, fin para el que este gran creador trabajó, transmitiendo un lenguaje visual y escrito inspirado en la “gran España humorista”, pues según decía: “en España no hace falta inspiración para ser humorista”, y creo que tenía toda la razón. Sólo hay que combinar los dichos y chistes de nuestro día a día. Descanse en paz nuestro querido Antonio Fraguas, Forges.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>