El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

El 5 de Diciembre de 1950 nacía José Monge Cruz en la ciudad de San Fernando, Cádiz, un hombre que pasaría a la posteridad como Camarón de la Isla, o simplemente Camarón, el más grande cantaor de flamenco contemporáneo y para muchos, el más grande de todos los tiempos. Nos dejó con tan sólo 41 años de edad, en un año de 1992 que tantas alegrías y celebraciones nos deparó a los españoles. Murió de cáncer de pulmón, precisamente la mejor herramienta para su oficio, la que le dio prestigio y fama por más de tres décadas.

Durante toda su carrera artística el estilo de Camarón fue admirado y odiado casi a partes iguales. En su primera época, hasta finales de los años 60s encontró más detractores que admiradores por su peculiar forma de cantar, hasta que su asociación con el guitarrista Paco de Lucía (otro grande del flamenco), daría sentido en todo el amplio espectro del Arte, a su cante jondo, desgarrador y pleno de ansiedad, como nunca antes había transmitido nadie sobre las tablas. El estilo “Camarón” cautivó entonces a las masas de los cinco continentes: Japón, Australia, Francia, Estados Unidos, etc.,  proponían cada año Gira por sus ciudades más importantes, pero sólo Montreux (Suiza, Quency Jones quería convertirlo en una estrella internacional), París (Francia) y Nueva York (EE.UU.) tendrían el privilegio de contemplarlo. A Estados Unidos viajó una segunda vez, a Minnesota,  pero para buscar una cura para sus pulmones enfermos unos meses antes de su muerte. Todavía tendría algo de tiempo para pugnar por sus derechos artísticos, por su legado y dejar una rica herencia a sus hijos, tema que suscitó mucha polémica en ese año de 1992.

Camarón se convirtió en los años 70s en el referente musical de la etnia gitana y, por extensión, de toda la clase desfavorecida social y económicamente de España. Paradójicamente Camarón se nutrió del gusto de los “señoritos” andaluces por lo “auténtico”, por el flamenco más profundo posible, actuando para ellos en tabernas y allá donde lo contrataban para un “convite”. Desde los 8 años y en la siguiente década, así se ganó la vida: con contratos por actuación en fiestas y algún que otro tablao de reputación regional, como la Venta de Vargas. Aquel rubito de voz poderosa sería entonces apodado por su propio tío José, quizás para que no confundieran a tío y sobrino de mismo nombre y apellido. Alternó la escuela, a la que acudió muy poco, con la forja, trabajo que le inculcó el sentido del ritmo y la dureza que soportaba el currante, algo que supo transmitir en sus actuaciones de una manera única e irrepetible.

Después del duro trabajo en la sombra, en 1968 llegó a Madrid. Casi dos años antes ganaría el Primer Premio en el Festival de Cante Jondo de Mairena del Alcor, hecho que animaría a Miguel de los Santos a “guiarle” en sus primeras andanzas por la Capital de España para conseguir buenos contratos. Por ese tiempo conocería a Paco de Lucía, con el que grabó hasta 9 discos desde 1969 hasta 1977. En 1979 publicó un álbum considerado “fundamental” para la Historia y desarrollo del flamenco contemporáneo: Camarón “La Leyenda del Tiempo”, donde insertó voces y sonidos con influencias de muy distintos orígenes, como del Jazz, Rock y Pop, incluyendo adaptaciones de poemas de García Lorca, colaborando artistas de la talla de Kiko Veneno, Tomatito, el productor Ricardo Pachón, los hermanos Amador, y coproduciendo el álbum la banda Triana, precursores del Flamenco-Rock y que colaboraron también en la composición y realización musical junto a Camarón para crear el «Flamenco-Pop», que daba sus primeros coletazos. Solamente se vendieron 5.000 copias de este extraordinario disco. Aparecieron ahora nuevos detractores, esta vez entre el mismo público que idolatraba a Camarón: “había traicionado al flamenco puro”, decían. También se dice que numerosos gitanos quemaron su copia en la hoguera. Lo que son las cosas, hoy en día se considera una joya de la Música.

Los 80s comenzaron con la reconciliación con Paco de Lucía y el éxito “Como el agua” en 1981/82. Pero el éxito fue efímero pues a partir de 1984 cae en el terrible mundo de la heroína, más tarde sufre un accidente de tráfico con resultado de muerte para dos personas y fallece su madre en 1986. Durante tres años sufre de una gran melancolía o depresión.

En 1987 se lanza a la conquista de París acuciado de deudas y con las secuelas emocionales todavía presentes. Un psiquiatra le ayudó durante casi un año a salir del bache. El “rey del Flamenco”, como le llamaron en Francia, triunfó a lo grande y como no ocurría desde los tiempos de Carmen Amaya.

En 1989 grabó el éxito “Soy Gitano”, el tema flamenco más vendido de la Historia. Ese mismo año grabaría con la Filarmónica de Londres. En 1990 actuó junto a otros grupos españoles, como El último de la Fila, en la sala Palladium de Nueva York. Durante la grabación del álbum “Potro de rabia y miel” en 1992, se agravaría el estado de salud de Camarón. El álbum contó con los guitarristas consagrados Tomatito y Paco de Lucía. Se pudo publicar pero tuvo que ser completado con algunos temas de repertorio grabados anteriormente. Camarón fallecería ese mismo año en Badalona y fue enterrado en halo de multitudes en su San Fernando natal. El flamenco perdía así su figura más relevante de los últimos tiempos, un ser que no necesitaba ser entendido para comprenderse, un ser con una voz más que particular, única, surgida de las entrañas de la tierra y a la que regresaba todavía joven. En Diciembre del 2020 cumpliría los 70 años de seguir vivo, pero sigue vivo en el recuerdo y en el alma de los amantes del Flamenco.

 

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.