Editar los genes y poder mejorar la salud de nuestro ADN ya es posible mediante una tecnología co-inventada por las biólogas moleculares Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier. Esta tecnología se ha llamado CRISPR-Cas9 porque consta de dos partes interrelacionadas. En España estas investigadoras son conocidas por recoger el Premio BBVA “Fronteras del Conocimiento” junto al microbiólogo Juan Francisco Martínez Mojica, que trabaja en el mismo campo de esta tecnología en la Universidad de Alicante, galardón otorgado el pasado año 2016.

No es mi intención explicaros el proceso técnico para realizar este “milagro” de la ciencia, pues para eso os comparto el video donde la Autora lo explica perfectamente, sino abrir un debate que ahora sí debe llegar a los gobiernos del todo el mundo, pues lo que hace tan sólo un par de años seguía siendo una cuestión de “ciencia ficción”, ya es posible de manera rápida, “sencilla” y económica: la modificación de los genes en nuestras cadenas de ADN, de hecho, la posibilidad de crear “bebés de diseño” y libres de las enfermedades relacionadas con nuestro código genético. Pero hay que matizar que la mayoría de los genes y su función nos son desconocidos, así que primero hay que descubrir cuál proporciona el color de los ojos, por ejemplo, para luego modificarlo. Pero la herramienta para hacerlo ya está disponible. Clica aquí para ver el video.

En cuanto a la “sorpresiva” aparición del científico español (nacido en Elche, Alicante) recogiendo el mismo galardón que las dos científicas, resulta que sus investigaciones iniciadas en 1993, desembocan en los progresos para el desarrollo de la tecnología CRISPR-Cas, siendo el primero (2005) en indicar que las secuencias CRISPR pueden relacionarse con la inmunidad de las bacterias y así combatirlas de mejor manera. Sus trabajos darían pie a la posibilidad de editar los genomas, investigación que llevaría a las también Premio Princesa de Asturias 2015, a desarrollar CRISPR-Cas9.

Esta revolucionaria técnica de “cortar y pegar” sobre ADN está revolucionando los laboratorios de todo el mundo y, con ello, nace también una nueva manera de tratar las enfermedades. Pero queda pendiente un tema más caliente: la ética, algo que corresponde a la Sociedad y a sus representantes gubernamentales, que parecen ajenos a lo que los científicos están desarrollando, de una importancia extraordinaria y sin duda, el descubrimiento (o invento, según se mire) más grande de lo que llevamos de siglo XXI.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.