El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

El Hotel Ritz de Madrid es el hotel de lujo más antiguo de la capital de España. Se inauguró en el año 1910 con la intención de alojar a grandes personalidades de todos los ámbitos: artistas famosos, hombres y mujeres de negocios, mandatarios, a miembros de la realeza y a todo aquel que pudiese permitirse una reserva en el edificio más “chic” de la Capital. Por allí pasaron la espía Mata Hari, Ava Gardner, Liz Taylor, Frank Sinatra, Fidel castro, Nelson Mandela y Salvador Dalí, entre otros muchos famosos, y se cuentan historias de lo más curiosas que se han convertido en leyenda. También es cierto que durante la segunda generación hubo “rechazo a los actores”, hecho que llena todavía más de anécdotas históricas una época muy curiosa de conocer.

La idea o sugerencia inicial partió del propio Alfonso XII, que vio la necesidad de que en la Capital hubiese un gran abanico de posibilidades para el alojamiento de todas las calidades, y faltaba al menos un hotel de la máxima calidad y que fuese equiparable a los lujosos de Londres y París. Se encontró un lugar idóneo en los antiguos Jardines del Buen Retiro, y allí se inauguró un coqueto edificio coronado por dos cúpulas empizarradas, al estilo Neoclásico “afrancesado” de seis plantas, siendo el primero de Madrid construido en hormigón armado. Por supuesto, sería inaugurado por el propio Alfonso XII. Se comprometió el propio César Ritz a dirigirlo, el gran hostelero suizo, aunque solamente y nada menos, asesoró, debido a su mala salud (depresión), falleciendo ocho años después de su inauguración.

Se surtió el interior de las salas con tapices y alfombras de la Real Casa de Tapices, la mantelería de las mejores de Irlanda, el mobiliario de Lissarraga y Sobrinos, los espejos de Pereantón, la vajilla de Limoges, y la cubertería de plata desde Inglaterra por Goldsmiths. Lo mejor de la época.

Fue tan influyente el Ritz en Madrid, que surgió una nueva etiqueta para los usos y costumbres, incluso imponiéndose luego a nivel nacional, pues sería en este hotel cuando se empezó la costumbre de «tomar el té de las 5», por ejemplo, en un primer salón de lujo dedicado en exclusiva. A las mujeres no se les permitió vestir pantalones hasta 1975 y los hombres siempre con corbata, entre otras muchas novedades que se debieron adaptar los clientes si querían alojarse o simplemente cenar o acudir a su salón de baile. En su restaurante se sirvió Cocina Francesa a cargo del maître Olivier venido desde Pau. Una habitación costaba 20 pesetas al día en aquella primera etapa. En 1926 adquirió el hotel George Marquet, quedando en manos de esta familia hasta el año 1978.

El Hotel Ritz y el Restaurante Ritz se convierten en entidades unidas físicamente pero separadas legalmente en dos distintas, y se suceden distintos dueños hasta el año 2015, cuando pasa a manos de Mandarin Oriental, un grupo empresarial dirigido por la Familia Real Saudí. Desde el 2018 se acometió una profunda reforma conducida por el arquitecto Rafael de la-Hoz y presupuestada entonces en unos 100 millones de euros. Sumados al coste de su adquisición en 2015, la operación de compra y mejora del Hotel alcanza casi los 250 millones de euros.

Ahora podemos ver la restauración de elementos originales combinados con otros más modernos en una decoración vintage que busca un equilibrio elegante y lujoso con personalidad propia. Se ha recuperado por ejemplo la cristalera original que cubría el salón más grande en el centro del edificio. También se han colocado piezas de candelabros, pinturas, frescos y esculturas de la primera época, que ahora decoran sobre fondos de los colores de moda en paredes, techos y suelo. Hay 137 habitaciones y 30 suites, todos con baños acabados en mármol. Posee cinco restaurantes o espacios gastronómicos: el Deessa para la Nueva Cocina Española e Internacional, el Palm Court para Cocina Clásica, el Champagne Bar, para maravillarse con sus delicatesen, el Jardín del Ritz, al aire libre en un ambiente más distendido, el bar-coctelería Pictura, y los Desayunos de 7:00 a 11:00 y Brunch que se sirven de 15:00 a 17:00 horas en su tetería, quizás la de lujo más antigua de España.

En cuanto al Restaurante Ritz, se buscó al mejor chef para dirigir los distintos espacios gastronómicos y si Quique Dacosta no lo es, poco le falta, ya que sus restaurantes en la Comunidad Valenciana poseen tres estrellas Michelín y fueron considerados en diversas ocasiones como “Mejor de Europa” (el de Denia) y sus arroces y fideuás son los mejores del mundo cuando ha participado en los certámenes y listas más importantes de la Gastronomía Internacional. Representa lo mejor de la Cocina Española e Internacional, así que el “fichaje” me parece de lo más acertado.

Alojarse en el Mandarin Oriental, el Hotel Ritz de Madrid, cuesta desde los 650 euros la noche. Tal y como llevamos el estilo de vida en España, muchos pensarán que “tampoco es un precio astronómico”. Claro, si lo comparamos con los 6.000 dólares la noche de algunos hoteles de Turquía, Singapur o Abu Dabi, nuestro Ritz resulta una ganga. Pero no nos equivoquemos, pues las suites, y sobre todo la Royale, se equiparan más a los costes de los alojamientos más lujosos del mundo y el servicio resulta de lo más exclusivo. Será muy difícil que al Ritz regrese su época de más glamour, en esta su enésima etapa y en una época de incertidumbre, pero resulta que precisamente este motivo ha despertado en todos nosotros un extraño apetito: el de consumir lo mejor y más lujoso, para tres días que nos queda de vivir. Así que se ha disparado la venta de productos de lujo y el Ritz abre ahora quizás en el momento más oportuno, a pesar de lo contradictorio que parece.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.