Bous a la Mar de Dénia en 1929

Los Bous a la Mar, que traducido al castellano significa “los toros al mar”, es una fiesta tradicional de la localidad de Denia (oficialmente Dénia), al Norte de la provincia de Alicante, Comunidad Valenciana, donde se juega con una vaquilla o toro en un recinto acotado por todos los lados excepto la dársena que da al mar, salida casi siempre única para un juego de persecución muy divertido. Dicho juego resulta inofensivo para los animales, salvo el cansancio y el remojón que suelen darse si se celan con el perseguido. La Fiesta se declaró como De Interés Turístico Nacional en el año 1993.

Según publicó Vicent Balaguer en la revista El Salt (vinculada al Instituto Juan Gil-Albert y con muchas colaboraciones de la Universidad de Alicante), en su número 5 nos habla de que no es probable que dicha fiesta se remonte a antes de principios del siglo XX, aunque bien es sabido que siempre existen pioneros que comienzan una práctica que con el tiempo se convierte en tradición popular. Dicho investigador asegura que en los archivos municipales no existen referencias anteriores al año 1926, cuando se pide permiso al Gobernador Civil de Alicante para celebrar una “peculiar” corrida de toros en el puerto pesquero en honor a San Pedro, entre los días 30 de junio y 2 de julio. Aquel primer rectángulo se situó adosando a la pared del edificio de las antiguas Drassanes dos burladeros que protegían y delimitaban dicho rectángulo, dejando un gran vacío cara al mar como salida al juego de persecuciones con la res.

La tradición taurina en la ciudad de Denia data de bien antiguo, como en el resto de España, y acondicionar una plaza de toros resulta sin duda de un hecho consabido y debatido, y no algo espontáneo que surgiera en 1926. Podemos asegurar con total convicción, que esta fiesta pudo surgir perfectamente a finales el siglo XIX, como celebración particular y luego popular de los seguidores taurinos, y una prueba de ello es que nunca ha tenido continuidad, pidiéndose “permiso” cuando se convirtió en una práctica multitudinaria y necesitada de regulación y normativas, situación que llevó en 1926 a declararla como un evento popular. En 1961, bajo el patrocinio de Paquito Esplá (padre del famoso Matador Luis Francisco Esplá), que facilitó reses de su ganadería y colaboró en la instalación de una plaza portátil, ha tenido continuidad hasta hoy en día, con la Penya Cultural i Esportiva Dianense como organizadora del evento y vinculada a las Fiestas Mayores en honor a la Santísima Sangre. El problema de su continuidad ha sido siempre por trabas legales, ya que en el año 1908 y por Real Orden, se prohibían las corridas de toros fuera de recintos permanentes. Por esta razón, Denia se quedó sin Bous a la Mar entre 1930 y 1943, por ejemplo, tiempo en que ya se consideraban como un acto más a celebrar en la festividad de la Santísima Sangre.

En la actualidad el Ayuntamiento de Denia facilita la instalación de unos modernos burladeros metálicos (desde la década de los años 60s), sustituyendo los tradicionales de madera. Antes, los sistemas de seguridad bastante ineficaces, solía deparar más de una sorpresa, como por ejemplo que la vaquilla se escapase y se adentrara por la población, por la calle Sant Pere, llegando incluso hasta el mismo Ayuntamiento. Hoy en día está todo más previsto: barcas que socorren a corredores y vaquillas si hay caídas al agua, ambulancias en las cercanías por si hay malas caídas o cogidas, recinto protegido y profesionales velando, etc. Queda prohibido castigar al animal de ninguna manera, y debe privar la diversión evitando al máximo el riesgo de lesiones.

Els Bous a la Mar se celebran la segunda semana del mes de julio todos los años en honor a la Santísima Sangre, y se ha convertido en el acontecimiento principal y más esperado para los residentes de la localidad, así como muchos aficionados del resto de España y de numerosos residentes extranjeros de la provincia, así como los visitantes de otros países. Últimamente, a pesar de que algunos radicales la discriminan, numerosos colectivos taurinos y anti-taurinos, lo ven como “alternativa” de celebración para nuestra Fiesta Nacional, algo difícil pero no imposible. En mi opinión, nuestra mentalidad está todavía muy alejada de cualquier transformación en nuestras fiestas tradicionales, sean éstas más peligrosas o menos, se celebren en Pamplona, Madrid o México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.