El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

Ya vimos en un post anterior [clica aquí] cómo elaborar una rica y tradicional crema pastelera, de modo que resulta un fantástico lecho para preparar pastelitos de frutas de todo tipo, sin duda los más vistosos y apetecibles en todas las vitrinas de las pastelerías. Os voy a sugerir también diversos acabados: coberturas de chocolate, coco rallado, frutos secos, etc., para que podamos completar una bandeja de dulces hechos en casa como los podemos adquirir en la pastelería.

Existen numerosas bases para pastelitos. Pueden ser de hojaldre o galleta hojaldrada y de bizcocho principalmente. El hojaldre suele ser más utilizado porque resiste mejor las humedades de la fruta fresca, pero el bizcocho, si lo comemos el mismo día de la preparación, resulta un bocado muy tierno y sabroso. Podemos preparar nosotros mismos el hojaldre y el bizcocho en el horno, pero se pueden preparar pasteles sin necesidad de usar calor más que para preparar la crema pastelera y para fundir el chocolate al baño maría.

En cualquier supermercado podemos encontrar rollos de bizcocho para cortar y tartaletas de galleta (hojaldrada). Si queremos más variedad de rellenos dulces, también es muy fácil preparar nata y merengue (en el mismo post de la crema que os he compartido os indico cómo hacer el merengue).

La tartaleta se rellena con crema pastelera, se añaden láminas de frutas frescas, la pintamos con gelatina de manzana, ayudándonos con una brocha, y tenemos un pastelito de lo más sabroso. Así de sencillo.

Los pastelitos de bizcocho son algo más complicados, pero con algo de maña aprenderemos a prepararlos rápidamente. Tendremos preparados tres pisos (láminas) de bizcocho del mismo tamaño.

Con una brocha humedecemos con agua y mistela (o almíbar) el bizcocho que usaremos de base. No hay que remojarlo mucho, solamente lo que estire la brocha. Eso dará un punto muy sabroso al pastelito. Luego extenderemos el merengue o la nata por todo el bizcocho y repetiremos en un segundo piso. Para el bizcocho superior se suele poner el horneado en su cara más lisa, pero como no usamos horno, aplicaremos con la brocha gelatina de manzana. Con un cuchillo largo y de filo fino, cortaremos el rectángulo en porciones, es decir, en pastelitos.

Llenaremos todo con láminas de frutas frescas a nuestro gusto. Podemos sustituirlas o añadir otro tipo de coberturas: mermelada, chocolate fundido, coco rallado, almendra picada, etc., para que cada pastelito tenga su propia personalidad. Os comparto un video por si queréis elaborar todo el proceso incluyendo el bizcocho.

Recordad que para fundir el chocolate, se debe calentar al baño maría, nunca al fuego directo. Por eso debéis tener preparados dos recipientes de distinto tamaño. Calentáis agua en una olla grande y en un cazo pequeño colocáis el chocolate que insertaréis en la olla con agua a fuego lento. No debéis dejar que hierva, cuando esté fundido, lo retiráis y directamente al pastelito, ayudados por una manga pastelera o con una herramienta apta: cuchara, espátula pastelera, etc.

Os comparto otro video para que elijáis un modo más sencillo de elaborar los pasteles en casa, algo muy útil para fechas festivas y navidades.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.