El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

Hace poco más de tres décadas se localizaron en El Collado, al interior del municipio de Oliva (Valencia), restos humanos enterrados en estricto orden y con una antigüedad que nos remonta a la Edad de Piedra. Desde entonces los expertos estudian esta necrópolis que coincide con los tiempos en que los cazadores-recolectores comienzan a establecerse en asentamientos permanentes, entre hace 8.500 y 9.500 años, llegando a la conclusión de que se trata del cementerio más antiguo de España y de la Península Ibérica. Bien es cierto que se han hallado restos más antiguos, enterrados con un ordenamiento estudiado, pero ninguno con las características colectivas para llamarlo necrópolis, tal y como ocurre con éste de El Collado.

La Comunidad Valenciana posee un rico patrimonio prehistórico. Precisamente uno de sus Patrimonios de la Humanidad es la rica variedad de abrigos y cavernas con arte rupestre, muchas de ellas datadas precisamente en la época de la necrópolis de El Collado, y que recorre prácticamente de Norte a Sur toda la región. ¿Pudo ser un/a de los enterrados autor de grabados de alguna caverna? Encontrar un enterramiento explícito con restos del periodo cuando se pasó de las cavernas a la “aldea”, nos aporta una crucial información para completar nuestro recorrido prehistórico, eslabón a eslabón. Muy cerca de El Collado y también en Oliva, encontramos la Cova Foradá (Foradada), lugar donde se han encontrado restos neandertales que se remontan a hace 50.000 años. En Alcoy, en El Salt, a unos 60 kms., se excava otro yacimiento neandertal datado en 40.000 años. En distintos puntos de la Comunidad Valenciana van apareciendo restos de todas las épocas de nuestro pasado más remoto, así que sin salir de la región, podemos hilvanar la evolución de nuestra especie y recopilar para descubrir cuándo terminó lo neandertal y se inició la etapa homo sapiens, cómo se fue adaptando, qué “accidentes” tuvieron que superar  hasta nuestros días. Vamos encontrando respuestas a las miles de preguntas que se nos ocurren.

Entre 1987 y 1988 fueron apareciendo en El Collado hasta 14 enterramientos humanos que se dataron en un principio entre 8.500 y 6.000 años de antigüedad. Luego se comprobó que entre unos restos y otros existía mucha diferencia de edad de enterramiento. Ya con una mayor precisión, se estableció que dos de ellos se remontaban a 9.000 años e incluso algo más, y el resto podían tener gradualmente hasta 1.000 años menos, un dato que sorprende por el largo periodo de tiempo en que la necrópolis se usó por las gentes que poblaron el lugar. El área excavada supera los 143 m2 donde se encontraron los 14 enterramientos que albergaban a 15 individuos. El área de asentamiento, por los objetos hallados, hace pensar a los expertos que fue abandonado hace unos 6.500 años, pues no se han hallado vestigios posteriores a dicho periodo temporal.

Se ha podido estudiar en gran medida los usos alimenticios de los pobladores. Se han hallado restos de conchas de moluscos y tortugas. Los instrumentos de sílex aparecen con la talla típica mesolítica para usarse como herramienta de corte. Además de productos marinos y animales, aparecen restos vegetales en menor medida, así que se ha registrado una dieta típica costera, lo que hace pensar en que el litoral estaba mucho más cerca de lo que está en la actualidad. Probablemente la actual planicie continental, al menos, podía ser una marisma ideal para la recolección de la fauna marina encontrada en el yacimiento.

Desde principios de esta década, y ya con estudios más detallados, tanto el yacimiento de El Collado como el de la Cova Foradá suscitan un gran interés entre los científicos, siendo “invitados” y referenciados en los congresos que se celebran entorno a Atapuerca y a los progresos arqueológicos que se llevan a cabo para la datación de los restos que van apareciendo en toda la geografía peninsular. Es cuestión de poco tiempo el que encontremos yacimientos que vinculen directamente a neandertales con seres humanos, que acorten esa franja de unos 20.000 años que hacen impensable en la Península que tuviesen contacto ambas especies. Pero si existe un lugar en Europa donde pudo ocurrir, sin duda es en nuestro territorio, ya que se han encontrado los homo sapiens más antiguos y los neandertales más modernos (Gibraltar, entre los 20.000 a 30.000 años de antigüedad). Solo hace falta ese toque de fortuna para encontrar un yacimiento común a ambos para corroborar las teorías que desde hace décadas circulan por Atapuerca y que algunos científicos apuesten por una mezcla interracial entre ambas especies.

 

El municipio de Oliva es conocido por sus playas y por ser un lugar ideal para el veraneo. Ahora podemos aprovechar el disfrute de una ciudad turística complementando su interés también al ámbito cultural. Podemos visitar ambos yacimientos y solicitar una guía para elegir nuestra mejor ruta turística. Existen numerosos elementos de época islámica y de la consiguiente Reconquista diseminados por la zona, sobre todo se conservan trazados de antiguas acequias y construcciones que configuraron el actual aspecto de su huerta, con apenas diferencias a la Antigüedad.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.