El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

El día señalado del 25 de Diciembre del 2021 despegó la Misión Webb en el interior del cohete Ariane 5, desde la base europea de lanzamientos de la Guayana Francesa. En alrededor de 27 minutos la nave debía alcanzar la órbita prevista, separarse en módulos y desplegar automáticamente otra del tamaño de una cancha de tenis. Esta nave/sonda está provista de paneles solares y bajo su carcasa alberga el Telescopio Webb, la herramienta de exploración tecnológica más sofisticada que la humanidad ha construido jamás.

Esta importante misión de exploración espacial está organizada por la NASA, la ESA (Agencia Europea) y la Agencia Espacial de Canadá (CSA). España colabora al estar integrada en la Agencia Europea. A través del Instituto INTA (fundado en 1942), han desarrollado el simulador óptico, que recrea las condiciones del telescopio para el instrumento MIRI. El MIRI consta de una cámara y un espectrógrafo que permitirá ver la luz movida al rojo de las galaxias distantes, estrellas recién formadas y cometas débilmente visibles. Además la ESA encomendó a los científicos españoles algunos desarrollos del complejo programa de la misión.

El Telescopio James E. Webb sustituirá al telescopio Hubble, que será desactivado este mismo año si todo funciona bien, tras 31 años de servicio orbitando alrededor de la Tierra. El nuevo telescopio lleva el nombre del que fue administrador de la NASA entre los años 1961 a 1968. El Webb viajará hasta el segundo punto Lagrange L2 y estudiará el Universo en el espectro infrarrojo. El actual administrador de la NASA, Bill Nelson, ha declarado que esta misión abrirá una nueva perspectiva a la Ciencia, por que “lo que descubriremos puede desvelar lo que aún no comprendemos sobre el Universo”. El director general de la ESA, Josef Aschbacher, opina del mismo modo y añadió que se esperan impresionantes descubrimientos científicos.

El segundo punto Langrange (L2) se encuentra a unos 1.500.000 kms de la Tierra y, a los seis meses de viaje, el Webb activará sus instrumentos y mecanismos para la observación rutinaria. Será el momento para comprobar si todo funciona como se espera. A partir de las futuras mediciones y observaciones, el programa espera conocer más detalles sobre el origen del Universo, observar el nacimiento de las primeras galaxias. El equipo europeo de la ESA consta de 15 astrónomos dedicados al telescopio y dispondrán del 33 % del tiempo de observación mientras dure esta ambiciosa misión Webb.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.