El equipo de www.qvo.es ofrece su más sentido pésame por las víctimas del COVID-19 a las familias, por eso muestra desde el inicio de esta terrible Pandemia un lazo negro en todos sus post.

Las espinacas a la catalana son de esos platos tradicionales muy fáciles de preparar y sencillos en sus ingredientes, pero que luego sorprenden por su buen sabor, pudiendo ser guarnición, plato de entremés, e incluso un buen primer plato si le añadimos huevo, muy apto para comer con pan. También se conoce el plato como “espinacas de cuaresma” y otras denominaciones, pues es un plato que hace ya mucho tiempo pasó al recetario culinario español, aunque en cada región tienen su toque local.

Tener un abuelo nacido en Barcelona y además cocinillas, me permite “heredar” de mi madre algunos platos típicos catalanes, pero de todos, este que tocamos hoy, es de esos que no te parecen “completos” por sí solos, pero que cuando lo pruebas de nuevo quedas de lo más satisfecho. Resulta muy indicado para los vegetarianos/veganos, y posee muchas vitaminas y minerales de lo más saludables. Primero os voy a explicar cómo las preparo de manera fácil y sencilla, prescindiendo de un ingrediente e incluyendo huevo, para luego compartiros la receta tradicional.

A mi manera (que es la aprendida de mi madre)

En una sartén mediana-grande echo un chorro de aceite de oliva generoso, un diente de ajo picadito y sal (evita las salpicaduras). Las espinacas vienen en cubos congelados de 250 c.c., así que echo uno para un comensal y si es para guarnición, para dos comensales. A fuego medio voy dando vueltas al cubo hasta que las espinacas forman ya base en la sartén. Voy removiendo unos cinco minutos y luego agrego piñones (muchas veces ni los incluyo) y media pastilla de caldo de carne (opcional). Remuevo un minuto y echo el huevo (uno por comensal) mientras esté todavía algo caldosillo. Tapo la sartén casi en su totalidad, dejando un resquicio y dejo cocer durante 4 minutos más. Si se nos ha quemado levemente las espinacas por algunos lados, lo encontraréis perfecto. Servid con rebanadas pan de pueblo y a gozar. A mi me gustan las espinacas bien sequitas, pero si os gustan más jugosas, solamente tenéis que acortar los tiempos de cocción. Un plato sencillo pero interesante. Suelo prepararlas en unos 15/20 minutos.

Receta Tradicional

Ingredientes

1 diente de ajo

500 g. de espinacas

50 g. de piñones

50 g. de pasas

Aceite de oliva (3 cucharadas)

Preparación

Primero debemos poner las pasas a remojo unas horas para que se hidraten.

Podemos comenzar a tostar los piñones primeramente en una sartén pequeña, para que luego dejen ese saborcillo a tostado tan delicioso. Unos minutos tostando y agregamos el diente de ajo picado. Agregamos las pasas que estuvieron hidratándose previamente. Removemos un par de minutos y apartamos la sartén del fuego.

Lavamos las espinacas si las hemos comprado frescas y las secamos. En una sartén mediana-grande echamos un chorrito de aceite y las espinacas a fuego lento para que vayan perdiendo el agua. También le echaremos la sal inmediatamente. Cuatro o cinco minutos e incorporamos lo tostado de la otra sartén a las espinacas y removemos para que se cocine todo junto durante otros cinco minutos. Lo servimos enseguida cuando veamos el grado de consistencia deseado de las espinacas. Suelo tardar unos 10/15 minutos de fuego como mínimo, pues me gustan bien hechas las espinacas. El tiempo total de la preparación suele llevar unos 25/30 minutos.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.