Diez días de protestas masivas con un saldo aproximado de 80 víctimas mortales, parece que es un balance convincente para que el máximo mandatario venezolano Nicolás Maduro reaccione, en un conflicto que está envolviendo a nuestro país hermano en un estado de guerra civil. Por encima de la Política están las personas, por encima de las ideologías está la dignidad humana, y para intentar ayudar a resolver este clima bélico que se vive en el otrora país más rico de Latinoamérica, el Expresidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, se desplazó hace unos días para entrevistarse con Maduro, bajo el beneplácito de las Autoridades Españolas y con el ánimo de mediar en un conflicto que parece abocado al desastre.

El primer gesto para abrir el diálogo se ha conocido hace unas horas, con la liberación del líder opositor Leopoldo López, preso desde hace más 3 años, pasando al régimen de arresto domiciliario. Resulta más que probable que el viaje de Zapatero influya en las reacciones políticas del Gobierno de Maduro de los próximos días, porque, la verdad, la situación tan precaria a la que se está llegando en Venezuela, en todos los aspectos, bien merecen un cambio radical de su actual política. El pueblo venezolano está Hablando bien alto y claro, y los políticos deben, de una vez por todas, “servir al pueblo y no dirigirlo”, confusión que todos estos caciques (tanto de derechas como de izquierdas), incurren cuando se les sube el Poder a la cabeza, sea en países americanos, europeos o asiáticos.

.Tanto en España como en Venezuela, como en cualquier otro país del mundo, deben hablar las urnas, pero no para elegir a los representantes políticos solamente, sino para decidir las cuestiones más importantes que atañen al futuro económico y social de todo un país. Basta de promesas incumplidas, basta de decir una cosa y hacer luego lo contrario. Las urnas deben hablar para decidir también las intervenciones que supongan un giro para la economía, la sanidad, las ayudas sociales, etc., para que no venga el “caprichoso” de turno a destruir lo que los ciudadanos han construido durante décadas, bajo el pretexto de que “el Pueblo avala con los votos del pasado” sus locuras del mañana.

Desde España vemos impotentes y estupefactos todos esos videos que nuestros amigos de Venezuela comparten, videos sobre las actuaciones de la Policía Venezolana contra manifestantes desarmados y pacíficos (la inmensa mayoría). No tengo inclinaciones políticas, por eso lo digo desde mi ignorancia: ¡Basta ya señor Maduro!, rectificar es de sabios, ajuste su política a las verdaderas necesidades del Pueblo. No se lo pido como vecino de otra nacionalidad, sino como ser humano: ceda, arregle su casa, devuelva los principios fundamentales de la Democracia a Venezuela y que su figura no sea recordada en el futuro como “aquel mandatario que provocó un baño de sangre”, en uno de los países más bellos y ricos de la Tierra, bellos por fuera, por sus parajes naturales, y bellos por dentro, por sus gentes generosas, abiertas, cultas y sinceras de corazón que Usted está convirtiendo en soldados.

 

César Metonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.