Techos de madera

Podemos encontrar techos con vigas y revestimientos de madera. La madera que ha sufrido derrame de agua y no estaba debidamente protegida, resulta muy susceptible de podredumbre (no deja de ser un material orgánico) y desprendimiento. Podemos encontrar una gran variedad de problemas y cada uno con su tratamiento específico. Si se ha podrido no queda más remedio que sustituir la zona afectada por madera nueva, pero si solamente se han producido manchas y/o decoloraciones, podemos solucionarlo nosotros mismos. Para la decoloración tenemos una gran gama de barnices de colores. Yo suelo aplicar en la zona decolorada y cuando seca, aplico barniz de color de nuevo pero a toda la superficie, devolviendo a la madera un tono más uniforme.

Recordad que el lijado es muy importante en todas las intervenciones sobre la madera, para abrir el poro y que los nuevos materiales añadidos cojan bien en la superficie, dando a la vez un tacto suave. Si la mancha es por el contrario más oscura que el resto, deberemos lijar con grano medio la zona afectada hasta encontrar la madera natural y barnizar luego como he explicado antes para la decoloración. Si al lijar hemos deformado demasiado la pieza no queda otro remedio que sustituirla, pues es señal de que la mancha oscura era más bien podredumbre y por eso había afectado de forma irremisible la mayor parte de la madera, penetrando hasta su interior.

Techos de PLADUR

Los techos de PLADUR son los más difíciles de reparar pues contienen capas de papel y este material se deforma con el agua y sus reacciones son siempre inesperadas. El periodo de secado de este tipo de superficies debe ser mayor que las demás explicadas (al menos 15 días). Las grietas y desperfectos que encontremos deberán enmasillarse con la específica de la marca PLADUR y debe aplicarse de forma que no necesitemos lijar apenas, pues es una masilla muy dura al secarse. Si una placa de PLADUR ha perdido su nivel respecto a la de sus lados se debe a que se ha deformado por completo por causa del agua y/o cedido la tornillería. Si queremos recuperar un techo como el original, deberemos sustituir dicha placa. Si queremos reforzarla sin cambiar nada, necesitamos cinta para juntas de PLADUR. La misma se adhiere con la masilla. Se mejora la estética, pero un cliente “perfeccionista” debe valorar el resultado y si queda disconforme, no hay otro remedio que sustituir piezas.

Las manchas de humedad y óxido sobre el PLADUR son más difíciles de cubrir que en el resto de superficies. Además, odas las intervenciones parciales sobre PLADUR suelen notarse durante algún tiempo pues, repito, los materiales usados comúnmente no están diseñados para aplicarse sobre papel, aunque ya esté pintado. Si una superficie de PLADUR está pintada de blanco, aunque usemos el mismo blanco para restaurar al tono original, suele ocurrir que se note más blanca una zona que otras. La solución es más cara pero se logra: deberemos pintar toda la superficie con anti-manchas de color blanco como terminación. Pero si deseamos un tono de color, esperamos a que dicha superficie tratada con anti-manchas seque (recomiendo de un día para otro), y luego aplicamos la pintura de color deseada. Incluso así puede notarse algo las zonas afectadas al principio por la humedad, y eso se debe a que nuestras manos de pintura tardarán varios días en secar por completo.

Conclusiones importantes (resumen)

Ante un problema de humedades grandes y derrames de agua nunca precipitarse. Es un problema común pues estamos rodeados de cañerías y tuberías de desagüe por todas partes y un embozo o la rotura de alguna junta resultan de lo más común. Se cierra la llave de paso general del agua en caso de rotura, y se espera a que los profesionales reparen la avería. El principio fundamental para restaurar cualquier superficie es que esté seca, así que resulta un error darle prisa a los profesionales para que restauren techos y paredes. Un periodo de tiempo razonable es como mínimo de 15 días desde que se derramó el agua, aunque en los lugares poco ventilados, el plazo de secado se puede alargar hasta un mes o mes y medio. Si el albañil considera que se puede sanear y tapar los agujeros producidos para acceder a la avería, se deberá esperar otra semana para que fragüe y seque lo tapado por ellos.

La vista nos puede engañar. Para saber cuándo está seca la superficie es necesario palpar la zona para cerciorarse, pues muchas manchas oscuras producidas por el agua casi siempre mantienen dicha decoloración incluso secas.

Los falsos techos de escayola o PLADUR que no dejan salida al agua pueden soportar durante meses muchos litros de agua embalsada, por eso es recomendable practicar pequeños agujeros con un punzón para darle salida a esa agua estancada y que no deteriore el techo por completo. Las molduras de escayola suelen tardar en secarse más tiempo que el resto del techo. Si éstas están secas y el techo tarda es porque hay agua retenida encima de la escayola. Practiquemos un agujerito para ayudar a su salida líquida o por evaporación.

 

En más de 30 años de profesión, solamente he visto que un falso techo de escayola cayese por un derrame de agua, y fue porque no estaba habitado el lugar y pasaron varios días cayendo agua sobre el mismo. Con esto quiero decir que pocas veces es necesario el derribo y construcción de un techo nuevo, pues su resistencia se hace visible con claridad. Solamente si se observan desprendimientos visibles se hace necesario el cambio de las placas, y pocas veces la totalidad del techo.

 

Para terminar y dirigido al profesional, no desesperéis porque algún cliente os llame “poco profesional” o “chapuzas”. A mi me lo han llamado en multitud de ocasiones y llevo más de 30 años aprendiendo. Cada superficie requiere una atención específica y en algunas ocasiones falla la terminación porque dependemos de que los materiales adquiridos estén en buenas condiciones. Muchas veces lo aplicado en un techo de escayola nos ha fallado en otro, sin saber por qué, y es porque desconocemos lo que profesionales o aficionados han aplicado anteriormente sobre dicho techo. Me he encontrado techos que se han pintado con pintura al temple de hace 40 años y al contactar mi rodillo empapado en pintura plástica, toda la capa superficial se iba convirtiendo en virutas, dejando un techo horrible y unas ganas locas de salir corriendo. Paciencia. Se rasca todo, se enmasillan los desperfectos y se lija. Se aplica una capa de imprimación para darle dureza (puede ser látex diluido en agua) y al día siguiente se pinta. Queda perfecto, aunque nos ha costado más tiempo y materiales que el calculado en un principio. En dicho proceso se soportan los comentarios ofensivos y la desconfianza del cliente, nos llaman de todo. Algunos se disculpan cuando comprueban el resultado final, otros siguen pensando que debíamos saber lo que ocurriría (no quieren pagar más de lo establecido), pero al menos nos queda la satisfacción de dejar un trabajo bien realizado y bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.