Desde que llegaron los primeros tomates al continente se vienen preparando tanto a la parrilla, sartén, olla como al horno. Ya en el siglo XVI este ingrediente se convierte en protagonista de algunos platos famosos, todavía destinados a las clases más adineradas, y es cuando pasa de España a otros países europeos. El sur de Francia y muchas zonas de Italia encuentran en los tomates un interesante alimento, pues se pueden consumir crudos, como una fruta más, acompañando a otras verduras o en papilla para realzar los sabores de los guisos. En el antiguo Reino de Valencia se convirtió en un fruto muy popular, gracias a que su cultivo se intensificó, creciendo distintas especies en todas sus huertas.

La costumbre de utilizar hornos comunitarios se remonta muchos siglos atrás en el tiempo. Desde al menos el siglo XVIII los alcoyanos solían preparar distintas recetas que contienen tomates y que terminaban en dichos hornos, tradicionalmente custodiados por el gremio de panaderos. Se han descubierto numerosos hornos de estas características por toda la Península, algunos incluso anteriores a la Romanización. En Alcoy se solían llevar bandejas con cocas de tomate o tomates partidos en mitades, además de otras recetas (también repostería) que requerían una cocción en un horno con más capacidad de lo común. Esta costumbre familiar ha llegado casi hasta nuestros días, ya que las generaciones de nuestros abuelos (finales del siglo XX), todavía llevaban sus bandejas a las panaderías de a diario para que cocieran sus guisos cuando tenían invitados o se preparaban cantidades superiores a lo habitual.

La simplicidad de la receta para unos Renyons de Masero nos recuerda en cierto modo a la simplicidad de la comida mediterránea que se prepara también en Grecia e Italia. A pesar de reunir pocos ingredientes, el resultado termina en una delicatessen por su sabor, sirviéndose como una comida, siempre que se tome con pan, o un magnífico acompañamiento para carnes o pescados, preferentemente los preparados a la parrilla.

En castellano se puede traducir como “riñones de campesino”, siendo más que probable que fuesen éstos quienes los prepararan por primera vez. La forma redondeada y conexiones internas de los tomates asemejan a dicho órgano del cuerpo humano, de ahí su denominación, y su doble sentido, ya que los campesinos sufren de la zona lumbar (donde se encuentran los riñones) para arar la tierra y recolectar los frutos.

Su preparación es de lo más sencilla: se cortan tomates en mitades y se dejan con la parte abierta a la vista en una bandeja. Luego se cortan en láminas ajos secos, perejil fresco picadito y piñones (opcional). Se coloca todo encima de los tomates, se añade sal y abundante aceite de oliva. Se coloca la bandeja en el centro del horno y se cuece 40 minutos a 180º. Si nos gusta más tostaditos, podemos dejarlo unos minutos más. Ya veis que se trata de una receta muy fácil de preparar. Su sabor es de lo más interesante y liga con todo.

 

Ingredientes

4 tomates (salen 8 porciones)

3 Ajos secos en láminas

Perejil fresco picado

Piñones (opcional)

Sal

Aceite de oliva

En distintas partes de nuestra geografía y en otras zonas de Europa se gratinan verduras y podemos prepararlas perfectamente como estos renyons de masero alcoyanos. Berenjenas, cebollas dulces, patatas con o sin piel, calabacín, etc. Podemos combinar indefinidamente dichas verduras para comidas veganas, consiguiendo al horno o a la parrilla un magnífico sabor. Podemos añadirles queso manchego o parmesano por encima, bechamel o preparar alguna salsa para añadirla luego al plato. Con pescados y con carnes conseguimos una comida o cena más completa y el sabor del tomate así preparado enriquece el plato asombrosamente, pues está visto que lo más sencillo resulta siempre lo más sabroso, aunque lo veamos “pobre” a la vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.