La Unión Europea ha aprobado un Decreto Ley que permitirá jubilarse a los 50 años a los eurodiputados (según he leído en fuentes digitales diversas) que, de ser cierto, supondrá un gasto superior a los 1.400 millones de euros, ya que dichos “jubilados” recibirán una media de 4.700 euros mensuales y (qué casualidad) alrededor de 350 eurodiputados van a cumplir este año o ya han cumplido esta edad dichosa. Otro escandaloso gasto que los políticos se adjudican, sumando así millonarias cuentas que a nivel de naciones y Europa, cargan a los contribuyentes que, cada año y sin distinción de fronteras, ven bajar su poder adquisitivo y su nivel de vida. Rajoy ha sido retirado hoy como Presidente del Gobierno. Francia, Italia, Alemania y España, las cuatro economías motoras del Grupo, día a día intentan esconder los centenares de focos de protesta que se suceden en las calles de sus ciudades, huelgas de todo tipo: empleo, jubilaciones insuficientes, inmigración, feminismo, violencia de género, Sanidad colapsada, independentismo, etc., pero la solución de cada gobierno y las políticas conjuntas sólo llegan a un acuerdo de “mayoría” para subirse las prestaciones y dietas de todo tipo a sí mismos, convirtiendo la clase política en la verdadera lacra que la sociedad hemos creado.

Os aseguro que he intentado desde 1978 entender el juego político en España. No ha sido dejadez ni por ignorancia el que nunca haya votado a ninguna fuerza política ni líder, y la razón de que me declare apolítico no es por falta de compromiso hacia la sociedad, es que realmente ni me siento representado, ni me parece una solución viable dejar en manos de cuatro “ladrones” el bienestar de más de 47 millones de personas. Siempre se escuchan los mismos argumentos, las mismas confrontaciones, los mismos intereses cruzados, año tras año, siglo tras siglo, repitiéndose los mismos “cambios de poder”, construyendo para lucrarse, destruyendo o vendiendo lo ajeno para lucrarse.

En este preciso momento los políticos de ideologías dispares e intereses cruzados, se han unido para echar del poder a Mariano Rajoy. Han esperado una sentencia del Poder Judicial para corroborar que el partido político que gobierna está manchado de corrupción en su conjunto. La paradoja es que resulta algo sabido por todos, pero el apoyo del poder judicial ha dado un fundamento para justificar ante el Pueblo cualquier acuerdo, por muy absurdo que parezca, con tal de desalojar de su escaño al Presidente. Visto en resumen, la Historia de España que leerán las próximas generaciones sobre este momento político que vivimos se verá reponiendo algún capítulo del Intermedio y de Salvados, para recordar un escenario político vergonzoso al que una falsa Transición nos ha llevado.

Cuando se escucha a partidos radicalmente opuestos esgrimir los mismos argumentos para atacarse entre sí, no hay más remedio que darles una bofetada a cada uno, despabilarlos, como hacían los padres de la psiquiatría hace un siglo. Bueno, los psiquiatras iban más allá y recetaban lindas sesiones de electroshock para dejarlos en un estado más sosegado, y quizás algún político necesite de esta tradicional receta para bajar de la nube en que se encuentra. Pero en fin, si descubriéramos que los médicos o farmacéuticos nos están envenenando por alguna razón, la sociedad los repudiaría, en cambio nadie dice de repudiar a la clase política de una vez por todas, como si fuera una profesión imprescindible en un Estado de Derecho. ¿Nadie se da cuenta de que son los culpables de todas las desgracias nacionales, de que frenan todo el progreso general de una de las sociedades más avanzadas del mundo?

Si hacemos caso de lo que decía Ortega y Gasset, cada sociedad tiene los dirigentes a semejanza de los gobernados. Decía que tenemos lo que nos merecemos. Pero no me conformo con esos González, Zapatero, Aznar y Rajoy, creo que no representan al pueblo español, no me siento identificado con ellos, del mismo modo que no me siento identificado con los miembros del hemiciclo ni con sus decisiones, siempre contrarias al general y satisfactorias para unos pocos. Cada pueblo y ciudad defiende unos intereses, cada Diputación Provincial defiende otros, cada Comunidad Autónoma defiende sus intereses, el estado los suyos… Esto no es una Democracia, esto no es un país, esto se ha convertido en un “Viva la Pepa”, en un océano de mentiras y de batallas por presupuestos a todos los niveles para ver quién agarra la mayor tajada. Son tan sinvergüenzas y sus fines están tan claros, que esperaron a aprobar los Presupuestos Generales para acometer la Moción de Censura contra el actual Presidente. Las actuaciones barriobajeras que se podían contemplar en los plenos municipales y parlamentos autonómicos, con caciquismos muy a la usanza del siglo XIX, se traslada por fin a Moncloa.

Esto vuelve a lo de siempre: ¿qué coalición gobernará esta vez? De momento será Presidente una persona que ni siquiera tiene Acta de Diputado. Es como si mañana me sentase yo mismo en el sillón de la presidencia. Sánchez Echa a Rajoy pero sin modificar lo anterior (los presupuestos por ejemplo). ¿Entonces para qué quiere gobernar? ¿Qué va a cambiar? Yo os lo diré: nada. Esto es una burla que ya lleva 40 años exhibiéndose en todos los teatros de España. Es un mercadeo para repartirse lo que sangran al contribuyente, da lo mismo el espacio donde se sitúen: Cataluña, Valencia Andalucía o Navarra, aquí sólo vale la premisa “arramblar con lo que se pueda”, eso sí, siempre bajo el lema Democracia. ¿Cómo puede gobernar en Cataluña un Presidente que no ha sido elegido por los ciudadanos? ¿Cómo puede gobernar en España un Presidente que no ha sido elegido en las urnas? ¿Lo dice la Constitución? ¿Es democrático? ¿Nos toman el pelo? Los ciudadanos queremos vivir tranquilos y seguros, en un orden de Ley y Libertad, con unos gobernantes dedicados y conscientes del país que gobiernan, sacrificando sus propios bienes si con ello mejoran la calidad de vida de sus semejantes. ¿Ustedes creen que algún político va a sacrificar su estilo de vida adquirido de un día para otro para la mejora del general? Cuando eso ocurra, me temo que habremos llegado al desastre total. Un día como hoy, en el año 1936, ocurrió lo mismo: las Izquierdas se unieron para arrebatar el Poder a la Derecha.

César Metonio

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.