La crema de ostras siempre sube el nivel de cualquier mesa, así que nos viene muy bien para las cenas de gala, Navidad, Noche Vieja o grandes celebraciones, con la ventaja de que se prepara en pocos minutos si disponemos de los ingredientes. Lo primero debo deciros que la crema de ostras no contiene dicho ingrediente, sino que la crema se prepara para albergarlas y que complete el guiso. Realmente nos hace perder tiempo preparar el caldo de pescado o marisco que necesitamos. Si lo tenemos guardado en la nevera, es una magnífica oportunidad de utilizarlo, y si no, necesitamos cocer algunas piezas de rape u otros pescados, piezas que no nos sirvan para emplatar. También existen caldos ya preparados de pescado y marisco comercializados, si os ha gustado alguno también os evita tener que cocer previamente. Así que elaborado por nosotros mismos o ya preparado, en los ingredientes que os facilitaré aparecerá como ya listo.

La crema de ostras se prepara con caldo de pescado, pero lo probé con marisco y me gustó más, pero el color y la textura ya no es la misma. La verdadera crema de ostras se prepara con caldo de pescado y que no sea muy fuerte. Si cocéis unas colas de rape o cabezas de merluza, podéis usar el caldo para las ostras y con la carne del rape elaborar otro sabroso plato.

Ingredientes para 4 personas

2 cucharadas de mantequilla

1 cucharada de harina

400 cl. Caldo de pescado

Sal una pizca

12 ostras frescas

Pimienta (una pizca y opcional)

Preparación

Sofreír la mantequilla con la harina en una sartén alta hasta que esté doradita y agregad el caldo (colado) removiendo continuamente. La crema no debe quedar muy espesa, sino suave para recoger con cuchara. Tras 5 minutos de hervor, agregamos las ostras (sin las conchas) frescas y cocemos durante 2 minutos más. Servir en platos pequeños y hondos. Ya veis que en 10 minutos, si tenemos los ingredientes disponibles, se prepara un plato atractivo y lujoso, como magnífico entrante al o a los platos principales.

Si queremos probar la versión “marisco”, el caldo de marisco debe ser suave para que la ostra se note por su sabor y no pase desapercibida. Para que no tome color el caldo, podemos cocer unas almejas, raspas de pescado si tenemos, mejillones, algunos langostinos y una cigala durante 10 minutos a fuego medio. No trituramos nada, solamente retiramos las piezas, colamos el caldo si es necesario, y no habrá tomado ningún color.

Para la presentación, si nos parece sosa tal cual, podemos echar una pizca de perejil por encima o adornar con alguna verdura que nos guste. Debe salir una crema blanca o tirando a amarillenta. Os he presentado la receta base, pero podéis incluir algún vegetal para variar el plato de una vez a otra. La alcachofa hace buen juego, por ejemplo, pero podéis poner lo que más os guste.

Una receta con algunos ingredientes de más y de muy buen resultado, la podemos realizar si disponemos de más tiempo en la cocina, sólo seguid las instrucciones de este vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.