En estos días de confinamiento es recomendable comer muchos platos de caliente. En este blog encontraréis recetas para hacer calditos y otras sabrosas recetas que se deben servir y comer muy calientes. La que os voy a presentar es muy común en nuestro territorio nacional y en el mundo, aunque nuestra dieta mediterránea (Patrimonio de la Humanidad), aporta unas verduras que le dan una frescura genuina y unas vitaminas muy saludables, sin apenas grasa. Os voy a compartir una receta que podéis dejar en un sabroso caldo o convertirla en crema, dos maneras fantásticas para no repetirnos.

El caldo de verduras resulta muy útil para acompañar otros guisos, tanto como primer plato, como añadidos en otras recetas en vez del agua. Así que podemos preparar una buena olla y, una vez separado el caldo, guardar lo que no comamos en el frigo, incluso congelarlo para días después. Pero nosotros vamos a convertir el caldo en crema de verduras esta vez. La receta que he encontrado en Youtube me ha parecido perfecta para la ocasión. Lo firma Carmen y nos conduce por todos los pasos de manera rápida, clara  y eficaz.

Ingredientes

1 calabacín

2 patatas medianas

3 zanahorias

1/2 cebolla mediana

400 ml de caldo de verduras (el mismo caldo)

1 trozo de puerro

2 tallos de apio

4 cucharadas de aceite de oliva virgen

sal y pimienta (opcional)

Preparación

Troceamos las verduras y las sofreímos con el aceite de oliva, comenzando por la cebolla y puerros, para ir añadiendo el resto progresivamente hasta el calabacín, que será lo último en verter. Dos minutos sofriendo y luego echaremos agua hasta cubrir las verduras y lo dejaremos hervir unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando.

Sacamos la olla del fuego y esperamos unos minutos para poder batir su contenido con una batidora eléctrica hasta conseguir una textura cremosa. Así de fácil y rápido. También podemos variar el tipo de verduras y nos saldrá del color de la verdura predominante. A la hora de servir, se puede aderezar al gusto: con nata de cocinar o con un chorrito de vinagre de manzana, también podemos ponerle un poquito de pimentón dulce o alguna especia de nuestro gusto. Resulta algo sencillo y muy recurrente, un caldo tan antiguo como el fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.