Con la llegada del frío se hace necesario no sólo las calorías que aportan los alimentos sino que, además, la palabra “caloría” tome su versión literal para convertirlas en energía, ya que el ser humano aprendió con el dominio del fuego a sacar el máximo de los productos alimenticios del entorno, a través de la cocción con agua, como por ejemplo las alubias de a continuación, o directamente asados sobre una parrilla. Existen numerosos ingredientes que no se pueden comer crudos, unas veces por su extremada dureza y otras por que necesitan sintetizar componentes químicos que no son tolerados por nuestro organismo de otra manera. De ahí que los fogones se conviertan en inseparables para los cocineros.

Eliminar de la dieta los “platos de caliente” sería un gravísimo error, porque nuestro metabolismo “espera” los alimentos cocinados, tras decenas de miles de años de costumbre. Complementar los platos de caliente con otros platos fríos, por ejemplo ensalada y/o pan, nos aporta los nutrientes necesarios para el día completo, de modo que se hace imprescindible para toda la familia y todas las edades, incidiendo sobre todo en la edad infantil, demasiado acostumbrados a las comidas rápidas. Así que os recomiendo, como mínimo, que tres días sirváis platos de caliente a la semana, aunque sea una simple sopa de verduras, para que no se pierda este importante aporte de calorías ni la costumbre.

Ya hemos visto algunos platos de caliente interesantes en qcomo, pues la riqueza gastronómica en nuestro territorio nacional es de las más variadas del mundo, por no decir la más. Para seguir con los platos tradicionales, he tomado una receta del chef y escritor Mariano Orzola, una receta sencilla de preparar con todo el sabor mediterráneo, como es el potaje andaluz, muy popular en esa zona desde hace siglos. Tradicionalmente se añade a esta receta chorizo y laurel, pero os copio tal cual la receta de este gran cocinero preocupado por la vida sana, reuniendo una fantástica colección de libros de recetas con su investigación documentada o nuevas recomendadas.

 

Ingredientes (para 4 porciones):

– 400 gr de alubias blancas

– 1 cebolla

– 2 tomates

– 2 dientes de ajo

– 1 zanahoria

– 1 pepino

– 2 patatas

 Preparación en un paso:

Dejar la noche antes de la preparación las alubias en agua a remojar. Pelar las

patatas y las zanahorias, y cortarlas en trozos grandes. El resto de la verdura no

hay que pelarla ni cortarla. Poner todas las verduras en la olla a fuego medio/alto

junto con las alubias. Cubrir con agua y cocinar por dos horas, añadiendo un

poco más de agua si es necesario. Servir caliente en cazuelas.

Como es natural, dentro de la misma Andalucía existen variantes para el potaje de alubias, por eso os comparto un video que nos muestra una sabrosa receta, más completa por cantidad de ingredientes que contiene y por el aporte de la carne, así os muestro un ejemplo “básico”, con verduras para los vegetarianos, y esta que sigue, más abundante para los que prefieren incrementar las calorías y sabores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.