El hórreo es una construcción típica y tradicional del Noroeste de España, sobre todo de Galicia, pero los encontramos también en las comunidades circundantes a ésta: Asturias, Norte de León y Cantabria. También se encontraban similares en Zamora, País Vasco y Norte de Portugal. Cuando hace apenas unas décadas se trataba de una edificación fundamental para el almacenamiento de grano, poco a poco se fue sustituyendo por estilos más modernos y eficientes de construcción, de modo que apenas quedan unas decenas en Galicia, desaparecidos casi por completo en el resto de regiones. Los tres hórreos más espectaculares de Galicia son los de Araño, Lira y Carnota, según leemos en la página Galicia Pueblo a Pueblo. Veamos cuál es de los tres el más espectacular.

Si tenemos la curiosidad de mirar los libros de texto escolares de los años 50s y 60s del siglo pasado, nos sorprenderá llegar a esas páginas de cultura en general que se acompañaban con ilustraciones. Recuerdo que siendo niño repasé un libro de la época escolar de mi padre, y una de las que más me sorprendió fue precisamente la dedicada a las “construcciones típicas españolas”, donde venía dibujada bellamente una barraca valenciana (cuando siendo de esa comunidad no vi ninguna hasta mucho más tarde), el cortijo, el caserío, etc. Hasta que llegué al hórreo y quedé alucinado por su diseño. Entonces pensé que vivía allí la gente de Galicia, tan distante (a más de 1000 kms de mi ciudad), y era porque la habían incluido entre los tipos de viviendas, sin especificar que realmente es un almacén para el grano y otros alimentos, para preservarlos de la humedad y de las alimañas del campo.

Sobre su origen, por su nombre, el hórreo tiene clara influencia latina, ya que horreum se denominaba a los graneros y almacenes en tiempos de los romanos. Pero si consultamos precisamente a los cronistas de esa época, ya nos cuentan que los celtíberos usaban graneros aéreos como almacenes, recurso muy utilizado en distintas zonas húmedas de Europa, sobre todo del Norte. Así que el hórreo en nuestra península tiene un origen ancestral, probablemente de finales de la Edad del Bronce y se situaban en las áreas más húmedas que ocuparon los Celtas. Lo que las distingue unos de otros es simplemente por su diseño, aunque en general solían ser cuadrangulares y rectangulares la mayor parte. Los que se conservan completos  más antiguos  datan del siglo XVI y XVII, aunque hay muchos restos que se remontan más siglos atrás en el tiempo.

El hórreo más largo de Galicia es el de Araño, con 37,05 mts de largo, 2,40 de ancho y una media de 2,70 de altura. Se construyó a mediados del siglo XVII en zona rural perteneciente a la Iglesia, y destaca por su base constituida por piedra maciza y conjuntada, y no por pilares de madera o piedra, como reza la tradición. Su diseño estaba ideado para que los roedores no accediesen a la cosecha por medio de los “tornaratos”, una especie de cornisa que sobresalía de la base, aunque dudo mucho de su eficacia. Araño es una parroquia situada en Rianxo, al suroeste de la provincia de A Coruña.

El segundo hórreo más largo y grande de Galicia es el de Lira, pues mide 36,53 mts y 1,60 de ancho. En un principio se erigió sobre 11 pares de pilares de granito, que se ampliaron a sus actuales 26 pares. Se encuentra en el municipio de Carnota. Como el anterior, también resulta más que probable que fuese mandado construir por el Clero sobre el año 1760 a 1763, ya que dichas tierras pertenecían a la Parroquia. Se sabe que Don Gregorio Quintela lo construyó o contribuyó a su construcción, al igual que el siguiente hórreo.

El tercero en liza es el de Carnota. Este hórreo se construyó sobre el año 1768. Esta vez sí, a diferencia del primero también, respeta el diseño clásico de los hórreos, con 22 pares de pilares de piedra y conservado en su totalidad en magnífico estado. Mide 34,76 mts de largo y 1,90 de ancho. Fue declarado como  Monumento Nacional. Carnota es un municipio también de la provincia de A Coruña, situado al Oeste de Rianxo, en la costa, con numerosas playas de arena y lugares fantásticos para pasar las vacaciones en cualquier época del año, pues es ideal para practicar el Turismo Rural.

 

La discusión sobre el tamaño y, por consiguiente, considerarse el hórreo más grande de Galicia, pasa por las redes con opiniones en todos los sentidos. Y vemos por las distintas páginas web que las dimensiones varían de unas a otras, por metro o centímetros, pero no he encontrado dos mediciones iguales. Para las contadas aquí, me he basado en la página de turismo antes mentada, que a su vez, copian las estimaciones de las páginas oficiales de los municipios, así que creo que son las correctas. Pero son los matices arquitectónicos los que pueden cambiar el orden, ya que el hórreo más largo no sigue el estilo tradicional de los hórreos, pues no se trata de un “granero aéreo” convencional, estrictamente hablando es un granero de suelo. En este sentido, tenemos que el hórreo más largo de Galicia es el de Lira, pero no el más ancho, pues el de Carnota sería el más grande en capacidad por metro cúbico, al ser 30 cms más ancho que el de Lira.

 

El debate por la grandeza en tamaño puede seguir durante siglos, aunque una cosa es cierta: son los tres hórreos más espectaculares de España y quizás del mundo, sin desmerecer los de otras regiones y que me permito compartir en la galería de fotos, pues se trata de monumentos dignos de su conservación y de visita, por su valor histórico, arquitectónico  y cultural. Un lugar donde podemos disfrutar de este estilo arquitectónico, pues sus estructuras se mezclan con el paisaje urbano, es en Combarro, en el municipio de Poio,  provincia de Pontevedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.