A principios de este año que termina, en Febrero del 2017, se estrenaba en España una película que no ha transcendido en taquilla, pero si en interés por una noticia vinculada a los hechos históricos que se cuentan, ya que el Presidente Donald Trump ordenó hace unos meses la desclasificación total de los documentos guardados sobre el asesinato de John Kennedy, tanto los archivados en la Casa Blanca como en el FBI. Este hecho ha provocado que la película Jackie, sobre los últimos momentos de la Primera Dama entonces, Jacqueline Kennedy, un “segundo interés” en el público, sobre todo para todos esos espectadores que nunca pensaron en esa “otra parte” de la trágica Historia, la familiar, la más privada del malogrado Presidente y que prácticamente (fuera de los EE.UU.) interesaba a nadie.

La película Jackie, sobre un guión basado en el autor Noah Oppenheim, estuvo dirigida por el joven y exitoso Director chileno Pablo Larraín, nominado varias veces a los Premios Oscars y Globos de Oro, además de ganador de numerosos galardones de prestigio en sus anteriores películas. Está valorada por los espectadores del índice IMDB con un 6,7, una muy buena nota para ser una película dramática, biográfica e histórica, con unas exigencias para el personaje central quizás mucho más elevadas que para los personajes ficticios. Para ello han contado con una extraordinaria Natalie Portman (una de mis actrices favoritas), cuyo papel más galardonado, incluso con el Oscar, sería en la película El Cisne Negro (2010). Además de estar nominada prácticamente para todo premio importante en el mundo del Cine por su papel en Jackie, sería elegida como Mejor Actriz en el Premio de la Crítica Cinematográfica del 2016. El presupuesto rondó los 9 millones de dólares para la FOX. En enero de este año ya se había recaudado más de 13 millones de dólares.

Para empezar mi comentario, he de confesar que este tipo de películas nunca me gustaron, quizás porque he leído “demasiadas” biografías sobre personajes influyentes de la Historia, siendo la mayoría bastante aburridas. El segundo factor por el que me incomoda éste y otros personajes similares, es por que no transciende en un ambiente “conocido”, para qué engañaros, poco me importa el drama sabido por el asesinato de un padre de familia ni sus repercusiones en la trastienda, aunque se llamara Kennedy. La he visto como otras muchas cuyo argumento no me atrae: intentando poner interés para dar una opinión con conocimiento de causa.

Son varias las lecturas que se pueden hacer en tan corto periodo de tiempo, que va desde el asesinato hasta el entierro del entonces personaje más importante de los Estados Unidos, para muchos, el más importante del mundo en esos años. La primera lectura me otorga una perspectiva “feminista” del drama, donde el personaje va a la deriva tras presenciar el atroz atentado en primera línea de fuego, como objetivo, momento impactante que trastorna cualquier mente, más siendo su propio amor quien esparce sus sesos y sangre por cabellos y cuerpo de la protagonista. Resulta más que probable que la gente dedicaría entonces un simple gesto de compasión por Jackie, pero en la película se nos muestra por primera vez esa perspectiva no sabida, ese afán por no derrumbarse y seguir adelante, aunque en esos instantes no sepas ni por dónde andas. Otra visión feminista nos la ofrecen por el énfasis del término “Primera Dama”, papel de madre y consejera, algo que parece tan arraigado en su papel, que desemboca en una megalomanía exacerbada, transmitida al estilo de vida de la Casa Blanca y que en la realidad, marcará época en cuanto a los diseños de sus interiores y vestuarios oficiales, a imitar por la Mujer en su tiempo.

Si alguien se dedica a la Ciencia, nos quedamos con su labor científica, y si alguien fue político, nos quedamos con las decisiones importantes que tomaron. Muy pocos prestan atención a la labor inestimable de las personas que rodean a los “famosos”. Decir que Kennedy no hubiese llegado tan lejos si no se hubiese casado con Jacqueline, aquella preciosa neoyorquina de refinadas costumbres, quizás resulte exagerado, pero sin duda vale la pena conocer los ambientes que rodeaban a los personajes, ya que son futuro, por ser los modelos a seguir para las siguientes generaciones. Esa es mi otrora lectura sobre la película: conocer a los personajes que rodean al líder, e intentar conocerlos en profundidad, tanto por su intelecto como sus costumbres mundanas, nos acerca al conocimiento de la época estudiada. Cuando se ve a Jackie reunir en el salón de baile de la Casa Blanca a grandes músicos de su tiempo, su intento megalómano por engrandecer todo el edificio, caemos en la cuenta de que no hizo más que seguir la intención implícita en todos los norteamericanos de su tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.