Ensayo: La Clase Política debe ser despedida

Solamente en las dos últimas centurias los Políticos han tenido oportunidades de sobra para conseguir que sus ideologías perfectas compusieran una Sociedad igualitaria y libre de privilegios, pues este concepto: “Privilegio”, es lo que todavía nos ata al Antiguo Régimen y a los parámetros que definían nuestra pasada Edad Media. Los políticos, en nombre del Pueblo, se atribuyen privilegios y riquezas para si mismos, robusteciendo los contratos sociales y económicos antiguos, esto es: privilegios a mercaderes y usureros, que ahora denominamos grandes empresas y banqueros.

También conservamos los antiguos privilegios para la Nobleza y Realeza, destinando un amplio patrimonio común para su mantenimiento, además de otras prebendas, y como no era suficiente destinar a la Iglesia Católica otra rica partida dineraria, se suman nuevas Organizaciones que no tienen sentido de ser ni estar, de manera que el Estado está siempre sangrando por una numerosa minoría de parásitos que transgreden la Constitución cuando y donde les viene en gana. Curiosamente todos ellos se atribuyen la Representación del Pueblo, y son un ejemplo para una sociedad siempre desamparada en cualquier situación de la vida.

¿Qué ha recibido la Sociedad cuando intervienen estas minorías representativas del Pueblo? Se supone que durante el siglo XX se consiguieron las más altas garantías de Seguridad y Derechos para los Trabajadores en toda la Historia. También se consiguió la Igualdad de Sexos. Se crearon robustos Sindicatos para mediar y equilibrar el reparto de beneficios entre las empresas y los trabajadores, además de una mejor defensa de los Derechos en general. En el caso de España, con la aparición de una tardía Democracia, cuando nos hacían creer los políticos que se iban a fortalecer todas estas mejoras, conseguidas con sudor, huelgas, disturbios con muertos, quiebras económicas, desamparo y vuelta a empezar, resulta que en menos de 3 décadas, se venden todas las empresas nacionales (se las quedan los políticos), se decreta el Despido Libre (adiós a los Derechos de los Trabajadores), no se consulta al Pueblo sobre las cuestiones importantes (salvo el referéndum chanchullo de la OTAN), y se convierte a los sindicatos en “funcionarios que viven paradójicamente de los desempleados”.

Se ha probado ya todo sistema político posible y todos han fracasado. Nos quieren hacer creer que es el conjunto de una sociedad la que lleva a equivocarse (con su voto) al país, en cualquier crisis, cuando los culpables son unos pocos con nombres y apellidos que todo el mundo conoce. En esta crisis del Coronavirus que sufrimos, se hace evidente el papel que los políticos juegan para un país: improvisando y demostrando que nunca se prepararon para un trabajo de tan alta importancia. Buscan respiradores en Ebay, Amazon o Alibaba (y sus cuarenta ladrones) como cualquier usuario medio español. Ese es el penoso grado de preparación de nuestros representantes en el Parlamento, que necesitan falsificar másters para demostrar unos conocimientos nunca adquiridos.

El grado ruín en extremo de los políticos se lleva la palma cuando, tras un desastroso comportamiento cívico, a todos los niveles, desvían la atención del verdadero problema hacia otros lados, provocando incluso más problemas para silenciar el principal. Eso han conseguido cuando se les tenía acorralados, cuando se nos cayó la venda a los ciudadanos ante tanta corrupción: Regalar a particulares nuestras empresas nacionales, expropiaciones indebidas, apropiación de capitales, fondos “reservados” no justificados, venta de bancos y cajas por 1 euro, e incluso inversiones millonarias en paraísos fiscales a nombre de Comunidades Autonomas, “robos” de capitales de fondos destinados a ayudas a desempleados, planes urbanísticos sin sentido y destrucción de inmensas industrias por un “premio europeo”, etc, etc.

En lo que llevamos de siglo, no ha habido día que se haya dejado de denunciar algún escándalo de este tipo. ¿Qué hicieron los políticos hace una decada? Pues poner en funcionamiento su siempre efectiva válvula de escape: su eje Madrid-Barcelona-Bilbao, las tres ciudades que se han llevado las mejores partes del pastel España al menos en el último siglo y medio. Observen qué ciudades disfrutan de mejores ventajas fiscales, cuáles son las más apropiadas para emprender un negocio, y encontrarán el centro político español. Los políticos prenden mecha independentista en algún lugar concreto e inmediatamente les llueve dinero de la Capital. Ésta encantada, pues los disturbios y manifestaciones acaparan unos medios que los políticos dirigen con toda impunidad, olvidando la sociedad que hay 400 compañeros imputados por malversación de capitales, escapando por la puerta trasera otros miles sin cargos. España ha sido durante el último medio siglo, al menos, una merienda de negros.

¿Todavía hay alguien que se pregunte dónde está el dinero de nuestros impuestos? ¿Por qué el Estado no dispone de liquidez para comprar los materiales necesarios para esta terrible crisis por el Coronavirus? Simplemente se miran los políticos unos a otros pero nadie saca la cartera, como cuando vamos al bar los amigotes y llega la hora de pagar. Al final llega el tonto “Amancio” que dice “aixó ho pague yo”, como dicen en las Fiestas de Alcoy, y saca de apuros al conjunto. Y si digo “tonto” es porque después de la convidada, resulta que es criticado por “fanfarrón y que sólo quiere vacilar de dinero”, así somos los españoles.

Pero ahora no tiene sentido “enchufar” el interruptor independentista para desviar la atención del verdadero problema, que es el Coronavirus. Resulta que las tres comunidades donde pertenece el “eje” son las más atacadas por número de contagios. Hasta muchos políticos sufren en sus propias carnes el mal. Pues ya está: “vamos a decir que nuestros recursos se van a compartir con 11 países al menos que necesitan ayuda”. Eso se les ha ocurrido para justificar su falta de recursos. Me temo que dichos países ni siquiera son conscientes de las declaraciones de nuestra Ministra de Exteriores.

 

Pero la crisis sólo ha hecho que comenzar, veremos qué barbaridades se les ocurre a nuestros políticos para organizar más despropósitos y justificar el vacío de las Arcas. A todo esto, nuestros políticos son los únicos en el mundo que han “toreado” la cuestión de los impuestos, y encima se suben el salario, sencillamente porque piensan cobrarlos como si nada, o están maquinando una “amnistía de pagarlos por uno  o dos meses pero gravando algo nuevo para compensar”, que es lo que suelen hacer en las tragedias (En Alcira todavía esperan ayudas tras la rotura de la presa de Tous en 1982, a pesar de que gravaron un impuesto al Juego y que continúa vigente).

Recordad lo que dice el Presidente Pedro Sánchez en este vídeo a todos los españoles y contad cuántas de sus promesas, propuestas (ambiguas) en poco más de seis minutos, se harán realidad:

Creo que esta clase política ha tenido tiempo de sobra para demostrar sus buenas intenciones, y el Pueblo fue y es siempre paciente, dejándose guiar y llevar por ideales más o menos románticos, pero siempre en pos de una mejora en nuestro estilo de vida. Pero desde la primera Constitución de 1812 solamente nos hemos llevado que palos: hambre, guerras, quiebras económicas, desamparo, y muy pocas alegrías o ninguna. Al político, como a la clase dirigente de cualquier ideología, nunca le ha faltado el plato de caliente en la mesa (salvo contadas ocasiones), sea en el propio país o en el exilio.

Al político nunca le ha importado nada más que su ego y sus aspiraciones particulares. En vista de lo dicho, ya viene hora de dar finiquito a esta clase social y dar cabida a otra alternativa más justa y que, cuando se equivoque, nadie pueda reprochar los errores. A esa forma de Gobierno se le llama Gobierno Directo del Pueblo, donde se prescinde de los “intermediarios” y Representantes, llamados políticos, sin tener que caer en un “desgobierno anárquico”, pues la Anarquía también la dirige esta clase política, una cabecilla de “representantes” que también fracasaron en los pocos momentos cuando gobernaron. Esta forma de Gobierno Directo del Pueblo resulta el sistema más equilibrado y que nunca lo haría peor que el presente, partiendo desde la premisa fundamental de que TODOS SOMOS IGUALES. Elaboré sus principios hace ya más de una década. Si a alguien interesa publicaré sus bases en un próximo ensayo.

César Metonio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.