Los hermanos Coen sorprendieron con un nuevo Western, La Balada de Buster Scruggs, una película que roza la excelencia, a mi entender, porque reúne casi todas las características de Obra Maestra. Si bien es cierto que los anteriores westerns dirigidos por estos dos hermanos y maestros del Séptimo Arte, fueron recibidos con escepticismo y con las críticas divididas, me apresuro a decir que en esta película se puede asegurar un absoluto cuidado de todos los detalles, una más que perfecta alineación de las escenas y una interpretación de los actores rozando la perfección. Conocer dónde comienza el costumbrismo puro y dónde la fantasía resulta en esta película todo un dilema, y eso ocurre porque los Coen han rozado la cúspide como “artistas creativos”.


La Balada de Buster Scruggs se estrenó el pasado 16 de Noviembre del 2018 en los principales cines de todo el mundo, a través de Netflix,  (que pretendía convertirla en mini-serie) y en menos de quince días ha sumado muy buenas críticas y está valorada en el IMDB con un 7.4 sobre casi 25K votantes, algo sorprendente para una película clasificada como Musical, Comedia y drama ambientada en el Oeste Americano. Basadas en la Literatura de Steward White y Jack London, ante todo es un Western tradicional en sus variados estilos (tantos como capítulos se compone la película), pero los Coen han sabido dar un toque artístico muy atractivo y que engancha al espectador desde el primer minuto. Quizás su final “decepcione” un poco, pues siempre esperamos un último toque maestro de Joel y Ethan Coen, pero no desmerece en absoluto un encadenamiento de historietas a cada una mejor que la anterior.

Otra característica a destacar es el magnífico plantel de actores, todos caracterizados de manera casi irreconocible y que interpretan magistralmente de principio a fin. Aunque aparecen como estrellas los actores Tim Blake Nelson, Willie Watson y Clancy Brown, los papeles destacados por otras estrellas consagradas me parecen igual o más destacados que los considerados como “principales”. Thomas Wingate, James Franco, Liam Neeson, Tom Waits, una fantástica Zoe Kazan, Tyne Daly y un larguísimo etc, saben otorgarle a la película un verdadero ambiente Western, con los elementos para mi más importantes en el Cine: sobriedad aunque la escena sea de humor, el típico desdén ante una situación imposible o de muerte anunciada, naturalidad que la hace creíble y  acierto en la música, sea ambiental o interpretada por los personajes. Para esta importante faceta musical se contó con Carter Burwell.

Creo que los Coen no se conforman con su buena reputación y buscan con ahínco su “Obra Maestra”. En esta Balada de Buster Scruggs, si no la han alcanzado, han quedado muy cerca. Seguro que los amantes del Western gozarán muy satisfechos, ya que se repasan todos los motivos que inspiran las películas del Oeste de este último siglo, como magnífico homenaje a las míticas películas sin las que Hollywood nunca hubiese sido Hollywood. En el Festival de Venecia se percataron también del valor artístico del film y fue premiado con el Osella al mejor guión y estuvo nominada al León de Oro. Muy recomendable de ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.