A finales del mes de febrero del presente 2018 se estrenaba en los cines españoles la película biográfica Yo, Tonya, una escalofriante historia difícil de comprender fuera de la Ficción, con abusos a menores, violencia sexista, desamparo a todos los niveles, con giros tan extraños que se confunde el concepto víctima con agresor casi de manera enfermiza. Un drama que, reflexionando, nos ofrece un variado abanico de perspectivas de la vida que para muchos se convirtió y resulta actualmente una pesadilla, siempre fuera del control de uno mismo.

En España el deporte del Patinaje Artístico no mueve masas, ni tampoco es muy conocido o nada en absoluto dicho deporte cuando viene de fuera de nuestras fronteras, así que esta historia pasó como una anécdota más, como una noticia de pasada en aquel año 1994. Me refiero a la agresión sufrida por una patinadora famosa (Kerrigan) por lo que entonces dijeron ser un psicópata. Por eso creo que merece la pena ver esta peli ya que descubrimos por primera vez lo que en su tiempo se convertiría en algo mediático en la sociedad norteamericana. El Cine, al igual que la Literatura, nos puede trasladar sin apenas esfuerzo hacia la perspectiva adecuada, por ejemplo al mundo del Fútbol, y el estilo irónico o de comedia nos puede sumergir sin remordimientos en los ambientes más sórdidos de la sociedad, sea americana o de cualquier parte del mundo. Por eso os recomiendo ver esta peli, porque es el modo de contar la historia lo que permite eludir esa “censura” sobreentendida e hipócrita estadounidense, donde la marginación y la pobreza no tienen cabida en su cine “hollywoodiense”, más que en tono de humor.

La actriz principal de la película me ha parecido extraordinaria. La australiana de 28 años Margot Robbie encarna a la patinadora Tonya Harding en un papel digno de Oscar, de hecho recibió algo mejor, ya que le concedieron el Premio de la Crítica Cinematográfica a la Mejor Actriz de Comedia por su papel en esta película. La veremos encarnando a María I de Escocia este mismo año y aparecerá en Batman para el año 2019. Si sale tan sexy como en El Escuadrón Suicida y en su segunda entrega, que será también para el año que viene, me parece que tendremos sex-symbol para rato con esta preciosa rubia de 1,68.

Yo, Tonya estuvo dirigida por Craig Gillespi y producida por Clubhouse Picture, con un presupuesto que no llegó a los 12 millones de dólares y recaudándose en abril de este año un acumulado que superaba los 30 millones. La buena labor del reparto merece destacarse, con los actores Sebastian Stan, Allyson Hanney, Julianne Nicholson y Paul Walter Hauser entre otros. En el índice IMDB le conceden una puntuación de 7,5 entre casi 100K votantes, una nota más que notable para el grado de exigencia en este gran archivo mundial de películas. Os recomiendo verla porque es de esas películas que dan mucho de sí a la hora de comentarla con los amigos y conocidos, pues no tiene desperdicio cómo tocan los temas tan debatidos en la actualidad, como son la imperiosa necesidad de competir y ganar caiga quien caiga, la violencia doméstica y de género, la posesión legal e ilegal de las armas de fuego y de las armas en general, el desamparo y la discriminación social, el elitismo, etc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.