Ese tren de Alta Velocidad que mirábamos atónitos los aficionados al Motor hace unos años, que se suponía que los chinos desarrollaban en secreto y que podrá superar los 1200 Km/h., se ha quedado obsoleto sin ni siquiera vender una sola unidad dentro del propio territorio chino. Aquel proyecto, inspirado en los tubos de vacío y en el electromagnetismo, ha sido desfasado por el Hyperloop (HTT), un proyecto desarrollado por la multinacional Virgin en colaboración con la española Adif, que ha cedido unas instalaciones en Málaga, y varias empresas españolas de diseño y alta tecnología que se unieron formando la empresa Airtificial.

El CEO de Virgin Rob Lloyd vaticinó hace unos meses el éxito al elegir territorio español para el desarrollo del “transporte del futuro”, al menos en lo que se refiere al transporte ferroviario, ya que España ha sido siempre la visionaria en el mundo, con los míticos Talgo hace más de medio siglo y el AVE, trenes vanguardistas en todos los aspectos y enteramente fabricados con tecnología española. Andalucía acoge grandes centros aeroespaciales y excelentes ingenieros para el tratamiento de los modernos materiales.

La fuerte inversión de 500 millones de dólares en los últimos dos años, ha dado como fruto la primera cabina Hyperloop presentada en Cádiz, bautizada con el nombre de “Quintero One”, una cabina elaborada con fibra de carbono, compuesto que se fabrica en Carbures (ahora Airtificial) para naves Airbus o Boing desde hace más de una década. Las pruebas de choque para el futuro “Tren de Altísima Velocidad” se realizaron en las instalaciones de 19.000 m2 de Adif en Bobadilla, Antequera (Málaga), pero la Junta de Andalucía propuso a la Virgin “culminar” el proyecto ferroviario Antequera-Sevilla (que quedó estancado junto a los 277 millones invertidos), con dicho tramo de 77 kms, para la instalación de los primeros tubos de vacío y convertirse así en el primer tren supersónico del mundo (siempre que se supere la velocidad alcanzada por los asiáticos que alcanzó casi los 700 km/h). Pero el relevo se ha pasado a Toulousse y a su centro de investigación para que la cabina sea certificada como “segura”, y los franceses están muy interesados en instalar ellos dicho primer tubo ferroviario.

De momento en Andalucía ya se está construyendo una segunda cabina Hiperloop para 28 pasajeros y se espera que esté operativa para el 2019, al menos para venderlas a China o Emiratos Árabes. Se fabrica en un 85 % fibra de carbono y el resto en aluminio, una estructura catalogada como “inteligente” por su conductividad y sensores que analizan su comportamiento continuamente. El diseño y fabricación de piezas se llevan a cabo en la planta Airport de Jerez, y el proceso final-ensamblaje en la planta Tecnobahía.

Con la presentación de la nave Hiperloop, se presentó también en sociedad la empresa Airtificial, como dije antes, nacida de la fusión de Carbures e Inypsa. Su co-fundador y Presidente, Rafael Contreras se mostró muy optimista pues la tecnología hasta ahora, se verá ampliada hacia la Inteligencia Artificial, la aplicación de la robótica colaborativa y las estructuras sensorizadas, dejando con nostalgia su pasado empresarial, pero emocionado por la nueva singladura, mucho más ambiciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.