Preparar un cachopo asturiano resulta en teoría muy fácil, como casi todas las carnes que se cocinan rebozadas y fritas con abundante aceite, pero existen varios detalles que marcan la diferencia. El más importante es sin duda la carne de vacuno. Debe proceder de la carne más tierna de ternera para que resulte sabrosa y fácil de masticar. La receta actual, aunque está basada en la antigua tradición gastronómica asturiana, se piensa que se debe al gran cocinero asturiano Fernando Martín (estrella Michelín en 1986), que le dio su toque definitivo y lo popularizó internacionalmente. Todas las comparaciones con un san jacobo o con el cordón blue son vanas.

El cachopo asturiano tiene un origen rústico y como tal se debe respetar la tradición de servirlo en una gran fuente: compacto, brillante y acompañado por una cuantiosa guarnición de pimientos del piquillo (también se pueden incluir en el relleno), champiñones (fritos o en su salsa), patatas a discreción y espolvorearlo todo con un poco de perejil picado. El queso suele ser de Cabrales, pero combina bien con cualquiera, incluso el queso azul.

Ingredientes

2 filetes grandes de ternera finos

Jamón serrano en lonchas (dependiendo del tamaño del cachopo)

Queso de cabrales (lo mismo que el jamón, dependiendo del tamaño)

Harina de trigo

Pan rallado

Huevo

Pimienta negra (recién molida)

Sal

Aceite de oliva

Perejil picado (opcional)

Preparación

1.- Salpimentamos los filetes de ternera (ojo, no les eches demasiada sal que el queso y el jamón ya tienen sal y podrían quedar demasiado salados)

2.- Ponemos uno de los filetes sobre una tabla de cocina y lo untamos por encima con el queso que hayas elegido. Encima del queso ponemos las lonchas de jamón serrano, hasta cubrir por completo. Después ponemos otro filete por encima, de forma que haga de tapa de todo el relleno.

3.- Cogemos con cuidado pero con firmeza toda la pieza y la pasamos por harina, por huevo batido y finalmente por pan rallado. Reservamos en un plato y dejamos reposar en la nevera 1 hora, para que se asienten bien todos los ingredientes

4.- Freímos en abundante aceite caliente. Que cubra por completo al cachopo. Pasados dos o tres minutos, cuando esté dorado, lo retiramos y lo ponemos sobre papel absorbente. Antes de emplatarlo, puedes acompañar al cachopo de ternera asturiano con las clásicas patatas fritas ¡No sobrarán ni las migas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>